CIUDAD DE MÉXICO, 11 de julio.- Los fracasos del Mundial 1998 y de la Eurocopa 2000 llevaron al futbol alemán a iniciar una transformación, con base en voluntad política y de una renovación táctica, que llevó a la Mannschaft a la lucha por el podio de todos los torneos desde 2006.

Alemania se enfrentará a Argentina el domingo en la flamante final de Maracaná tras haber vapuleado a Brasil por 7-1 en semifinales. Sea cual sea el resultado del partido, el Mundial 2014 habrá evidenciado de nuevo la regularidad única al más alto nivel del grupo dirigido por
Joachim Löw.

La voluntad política

Tras perder 3-0 contra Croacia en cuartos de final del Mundial de 1998, la Federación Alemana (DFB), después de haber observado los sistemas instaurados por Francia y Holanda, apoyó económicamente ligas de distritos para “intensificar la formación” de los jóvenes de 11 a 17 años.

Este nuevo planteamiento está recogido en un documento denominado Programa de formación de talentos.

Pero dos años después, la eliminación en la primera ronda de la Eurocopa 2000 (un empate y dos derrotas) tuvo un efecto acelerador. La formación está desde entonces orientada al alto nivel, con la creación de escuelas de futbol en todo el país y la subvención de centros de formación dependientes de los clubes profesionales.

A partir de 2002, el Programa de formación de talentos redujo sus efectivos de 22 mil a 14 mil jóvenes con el objetivo de mejorar su preparación.

De esta estructura provienen numerosos jugadores de la
selección actual; Manuel Neuer, Per Mertesacker, Toni Kroos, Jerome Boateng, Mesut Özil, Thomas Müller y Andre Schürrle.

Además se pone en marcha un proyecto táctico para las categorías inferiores de la selección nacional con el objetivo de alcanzar uniformidad y continuidad en los conceptos básicos.

En el plan de la DFB los entrenadores federados son invitados a descubrir los talentos. Además se trata de ser capaces de retener a las promesas ante los intentos de algunos países de repatriar a los hijos de sus emigrados, como ha ocurrido en varias ocasiones con la federación turca.

Descubierto por un técnico  de las categorías inferiores del Schalke 04, Mesut Özil es un buen ejemplo de un jugador criado y mimado en la federación germana.

Me siento muy bien tratado por la DFB, ellos se han interesado mucho por mí”, decía el media punta en 2010, año en el que saltó a la escena internacional.

La patente Klinsi-Jogi

A la pesadilla de la Eurocopa 2000 le siguió la gran actuación en el Mundial 2002 (derrota en la final ante Brasil). Pero el torneo continental de 2004 reservaba una nueva decepción para la Mannschaft, con otra eliminación en primera ronda que obliga al seleccionador Rudi Völler a dimitir.

Le sustituyó en el cargo otro delantero de leyenda, también campeón mundial en 1990, Jürgen Klinsmann, que no tenía experiencia como técnico de élite.

A partir de entonces la revolución en la federación está acompañada de la de Klinsi, que actualiza el esquema germano para ofrecer una perspectiva más ofensiva, con instrumentos y métodos científicos importados de Estados Unidos, donde finalizó su carrera y se estableció tras retirarse.

Progresé mucho en el sprint gracias a los entrenamientos de Jürgen Klinsmann. Pude mejorar también mi recuperación y mejorar mi forma física para las nuevas tareas de un atacante, tanto en las fases defensivas como en las ofensivas”, dijo durante el actual Mundial el ariete Miroslav Klose, de 36 años.

Klinsmann tenía como adjunto a un técnico de segunda fila con el que compartía su gusto futbolístico, Joachim Löw, y el dúo comenzó a promocionar a los nuevos talentos, como Bastian Schweinsteiger, Philipp Lahm y Lukas Podolski.

El cuento de hadas fue el Mundial 2006 que organizó la propia Alemania. El equipo finalizó tercero, pero la dinámica del equipo enamoró al país, en principio reticente a la modernidad representada por Klinsmann.

Tras la Copa del Mundo, Löw pasó a ocupar el puesto de
seleccionador, prolongando la alegría en la Eurocopa 2008 (final) y el Mundial 2010 (tercero), a pesar de que España les alejó del título en ambas ocasiones.

Tras la Eurocopa 2012 en la que de nuevo alcanzó las semifinales, parece que el momento de madurez de La generación Löw ha llegado en Brasil. Sería la primera vez que Alemania gana un trofeo desde la Eurocopa 1996, demasiado tiempo para la poderosa Mannchaft.