SAO PAULO, 10 de julio.- Con Sergio Romero como figura, Argentina logró su pase a la final de la Copa del Mundo Brasil 2014 luego de superar 4-2 a Holanda en serie de penales, tras un juego de poca calidad y cero emociones disputado en la Arena de Sao Paulo.

Romero fue la figura de la tanda al detener los disparos de Ron Vlaar, así como de Wesley Sneijder, mientras por su equipo marcaron Lionel Messi, Ezequiel Garay, Sergio Agüero y Maxi Rodríguez.

Ahora, Argentina buscará su tercer título de Copa del Mundo, el domingo en el mítico estadio de Maracaná ante Alemania, en tanto los holandeses disputarán el juego por el tercer sitio ante Brasil, el sábado en Brasilia.

El director técnico holandés Louis van Gaal decidió que Tim Krul no entrara de cambio y apostó en su último cambio por Klaas Jan Huntelar, y ahí quizá se le fue el pase a la final.

Esto debido a que en la serie de penales no tuvieron a ese hombre que los ayudara a equilibrar la balanza ante un Sergio Romero que se convirtió en la figura, al detener dos penales y así regresar a Argentina a una final luego de 24 años.

Y precisamente, la Albiceleste lo hace en busca de tomar revancha de esa Alemania que los privó del bicampeonato en Italia 90, con un penal ejecutado por Andreas Brehme, señalado por el mexicano Edgardo Codesal.

Cuatro años antes, en México 86, la Argentina de Diego Armando Maradona levantaba el trofeo como el campeón del mundo, tras derrotar a los alemanes.

Quizá la impresión que les dejó la demostración hecha por Alemania la víspera provocó que tanto argentinos como holandeses se mostraran demasiado precavidos en su accionar, durante un primer tiempo que distó mucho de un espectáculo digno de las semifinales de una justa mundialista.

El cuadro argentino sabía que con el futbol mostrado hasta el momento era difícil jugarle de tú a tú a una Holanda con más equipo, pero que también fue consciente que las individualidades de su rival podían inclinar la balanza a su favor en cualquier momento.

El problema fue que no apareció el conjunto y tampoco la calidad de Lionel Messi, el único del lado sudamericano capaz de marcar la diferencia y fueron nulas las ocasiones de gol en ambas porterías, que se fueron al descanso con más emoción en la tribuna que en la cancha.

Para el complemento, Van Gaal fue el primero en mover sus piezas, sacó a Nigel de Jong para poner en su lugar a Daryl Janmaat y cambiar de banda a Dirk Kuyt.

Mientras su homólogo argentino, Alejandro Sabella, siguió con los mismos hombres y el mismo funcionamiento, al igual que los tulipanes, quienes nunca tuvieron un cambio importante en su desempeño, más allá de las modificaciones hechas en su cuadro.

Las únicas ocasiones importantes de gol se dieron al minuto 75 en un centro por derecha de Enzo Pérez al área, donde Federico Higuaín, forzado, alcanzó a rematar para que el balón se fuera apenas a un lado. Y ya sobre el tiempo, Javier Mascherano tapó un disparo de Arjen Robben que llevaba dirección de gol.

En el agregado, fue Argentina la que estuvo más cerca de abrir el marcador por medio de Rodrigo Palacio, quien no pudo controlar bien un balón y tuvo que definir de cabeza a las manos del portero Jasper Cillessen.

Instantes después, Maxi Roríguez prendió de mala manera una volea a centro de Messi,
para así tener que irse a la definición por penales, donde Romero fue la figura.

Mal comenzó el panorama para los holandeses, en la tanda de penales, ya que el disparo de Ron Vlaar fue desviado por Romero.

Arjen Robben hizo efectivo su disparo, pero lamentablemente Wesley Sneijder tampoco tuvo fortuna en el tercer intento de los europeos.

Dirk Kuyt anotó el segundo para Holanda, mientras que Maxi Rodríguez entró al campo para fusilar a Jasper Cillessen
para el 4-2. Marcaron antes Me-ssi, Garay y Agüero.

 

Sergio Romero agradece a Sabella y Louis Van Gaal

Sergio Romero, el arquero que con dos atajadas metió a Argentina en la final del Mundial, agradeció a su entrenador Alejandro Sabella por la confianza, y también al del equipo rival, Louis Van Gaal, por su ayuda cuando jugó en Holanda.

Argentina clasificó para su primera final en 24 años en los penales, y Romero fue elegido el mejor jugador del partido.

Sabella me ayudó en el año más difícil de mi carrera”, dijo el arquero después del partido. “Hizo mucho por mí este año”, añadió.

El guardamenta del Mónaco jugó muy poco durante la últimatemporada, y algunos en Argentina dudaban que fuera el hombre indicado para la selección.

Gracias a sus dos atajadas en los penales, Argentina va a disputar el domingo la final contra Alemania en el Maracaná de Río de Janeiro.

El jugador, de 27 años, elogió también al entrenador holandés Louis van Gaal, quien lo dirigió cuando llegó a Europa para jugar en el AZ Alkmaar.

Fui a agradecerle”, contó Romero. “Me ayudó mucho cuando llegué a Holanda, con un idioma que no entendía. Él hablaba español y me ayudaba”, recordó.

Es una persona que enseña muchísimo a crecer al jugador”, continuó. “Me dijo que el arquero no era arquero, que sus equipos juegan con 11 jugadores”. recordó.

Por su parte, Alejandro Sabella expresó su felicidad después de que su equipo lograse el pase a la final del Mundial, y destacó que tiene unos jugadores “que han armado un grupo extraordinario”.

Con su victoria en Sao Paulo, Argentina jugará la final contra Alemania, que ganó en semifinales por 7-1 a Brasil, el domingo en Río de Janeiro.

Estoy muy satisfecho, contento por varias razones, por los jugadores, por todo el grupo extraordinario de colaboradores que tengo, por la gente, por mi familia, por los que de una u otra manera me han ayudado a ser mejor”, señaló.

Sabella confió que el hecho de ocupar bien los espacios fue una de las razones por las que ganaron la semifinal. “Ocupar los espacios es muy viejo. Una vez jugamos con River contra Gremio, creo que era en la Recopa Sudamericana, y fui a ver el entrenador de Gremio, que había sido entrenador mío, y me dijo que iba a ganar el que ocupara mejor los espacios”, recordó.

No hace falta jugar con cinco delanteros, sino con gente para ocupar los espacios y llegar bien después en el ataque”, aseguró.

El seleccionador argentino reconoció que el partido fue muy igualado, destacando el buen grupo que han formado sus jugadores.

Fue un partido muy duro, muy parejo, tuvimos ocasiones más claras, pero empatamos y luego ganamos en los penales. Si hubiéramos perdido en los penales habría dicho lo mismo, que fue empate”, explicó.

Estoy satisfecho con estos jugadores que han armado un grupo extraordinario, un pilar para aspirar a ganar el título. Tenemos una final con un día menos de descanso que Alemania, pero con trabajo, seriedad y humildad llegaremos al máximo”, finalizó.

-Reuters y AFP