SAO PAULO, 9 de julio.- En sus cinco presentaciones anteriores ya había revertido las críticas anteriores, pero la actuación en la semifinal de Sergio Romero, con un papel clave en los penales ante Holanda, rememoró la proeza de Sergio Goycochea en Italia, hace 24 años.

Como si la historia marcara un guiño al destino, los dos porteros de nombre Sergio estuvieron unidos por la misma hazaña, que depositaron a la selección albiceleste en una final de Copa del Mundo.

En aquella lejana oportunidad, la última hasta este Mundial de Brasil, el guardameta que llegó como suplente a la Copa del Mundo de Italia repitió su actuación de consagración que había tenido, también en la definición desde los once pasos, en los cuartos de final ante Yugoslavia.

Ante Italia, en semifinales, 'Goyco' contuvo los envíos de Roberto Donadoni y Aldo Serena, para depositar al defensor del título de México 1986 otra vez en la final ante Alemania.

Esta vez, 24 años después, Romero respaldó la historia que marcaba que Argentina no había perdido nunca una semifinal en sus cuatro antecedentes (1930, 1978, 1986 y 1990).

Con los penaltis parados a los holandeses Ron Vlaar y Wesley Sneijder, 'Chiquito' tuvo su gran revancha y volvió a depositar al representativo albiceleste en otra final, una vez más contra Alemania.

Romero llegó con muchas incógnitas sobre su presencia en la portería argentina por su último semestre casi sin actividad en el Mónaco francés.

Sin embargo el respaldo del seleccionador Alejandro Sabellla para ser su guardavallas mundialista le rindió frutos ya que el oriundo de Misiones, de 27 años, sólo permitió tres tantos en las seis presentaciones.

Tras su mejor actuación en la Copa del Mundo y 120 minutos de angustia, Romero ratificó desde la portería el pasaporte a la final del próximo domingo en el estadio Maracaná, que deja abierta la ilusión de la tercera corona.

ald