RÍO DE JANEIRO, 9 de julio.- Sólo seis aficionados recibieron a la selección brasileña en la madrugada de hoy a su llegada tras la derrota ante Alemania a la ciudad serrana de Teresópolis, en donde los guardias de seguridad tuvieron que retirar vallas con letreros en que se podía leer mensajes alusivos a la histórica "vergüenza".

El panorama en el campo de entrenamiento de la "Canarinha" en la llamada Granja de Comary era desolador este miércoles, al punto que el seleccionador Luiz Felipe Scolari, que suele darse un paseo por el césped antes de empezar el trabajo del equipo, ni apareció, y la mayor parte de los asistentes eran periodistas extranjeros.

Según la Confederación Brasileña de Futbol, la selección hará hoy un entrenamiento regenerativo en la piscina, pero se espera que los jugadores suplentes salten al césped para ejercitarse, aunque todavía no hay confirmación oficial.

En la madrugada del martes fueron 15 los aficionados que recibieron a la selección brasileña en el aeropuerto de Río de Janeiro al grito de "Vergüenza, vergüenza" después de la dura derrota sufrida en las semifinales del Mundial de 2014 frente a Alemania por 1-7.

Cuando el autobús de la "Canarinha" salía del aeropuerto de Río de Janeiro un aficionado bastante exaltado lanzó una naranja contra los cristales del vehículo sin que se produjese ninguna reacción por parte de los jugadores, según medios locales.

Califican con cero actuación de todos los jugadores

El diario O Globo brasileño, en una inédita crítica a la humillante derrota sufrida ayer por Brasil frente a Alemania en semifinales del Mundial, calificó con cero a todos los jugadores de la selección nacional, una nota de la que no se salvaron ni el técnico ni los que jugaron pocos minutos.

En el tradicional recuadro en que el periódico de Río de Janeiro califica la actuación de los jugadores de un partido, la nota cero y los calificativos despectivos para cada brasileño contrastan con el 10 que le fue concedido al atacante alemán Klose, el centrocampista alemán Kroos y al seleccionador germano, Joachim Löw.

La peor nota para un alemán fue el 6 con que fue calificado Draxler, quien ingresó en el segundo tiempo cuando no había nada más qué hacer.

Además de darle la nota mínima a los brasileños, el influyente diario carioca describió despectivamente la actuación de cada uno. Sobre el portero Julio César dijo que había quedado "enterrado", del lateral Maicon informó de que había sido "atropellado", y del zaguero Dante lo describió como "perdido".

La palabra para describir al zaguero David Luiz fue "aturdido", para el volante Fernandinho "desgobernado", para el creativo Oscar "frágil", para el volante Ramires "irrelevante", para el delantero Fred "trágico" y para el seleccionador Luiz Felipe Scolari "vencido".

Sobre el técnico brasileño, el diario dijo que "alineó un equipo que nunca entrenó junto creyendo que engañaría al adversario. Se convirtió en el protagonista del hecho más vergonzoso en la historia de la selección". 

ald