CIUDAD DE MÉXICO, 9 de julio.- ¿Se deben permitir o no los encuentros sexuales a los atletas que se preparan para un encuentro deportivo relevante? La pregunta ha sido discutida desde antes de que iniciara el Mundial de Futbol 2014 respecto de la decisión de algunos directivos que prohibieron a sus jugadores sostener relaciones sexuales antes de un partido.

La revista Time hizo un recuento de las escuadras de futbol que siguieron la regla de no tener sexo y que se quedaron en el camino rumbo a la Copa.

La victoria arrasadora del equipo alemán ante el conjunto brasileño en el encuentro de semifinales llevado a cabo ayer, parece inclinar la balanza hacia los directivos que no tienen problema con que sus jugadores se pongan cariñosos antes de jugar un partido. Y es que para los elementos del conjunto alemán no existieron restricciones acerca de qué y con quién podían tener encuentros sexuales en la alcoba del hotel durante el Mundial.

A pocos días de que concluya el evento deportivo, la polémica sobre las diversas políticas que hacían referencia a la actividad sexual de los jugadores de futbol vuelve a surgir, luego de que se diera a notar que los conjuntos deportivos a los que se les prohibió tener sexo tuvieron menos éxito que los que se les brindó la libertad de hacerlo.

Bosnia Herzegovina y Rusia tuvieron que acatar la política de “Sin Sexo” y ambos conjuntos no pasaron de la fase de grupos.

La selección rusa fue una de las que acató la regla de “Sin Sexo” y no logró asegurar su pase a los octavos de final. Foto: AP

 

Miguel Herrera, director técnico de la Selección Mexicana de Futbol, también pidió a sus jugadores abstenerse de tener relaciones sexuales durante el tiempo que durara el torneo. El Piojo señaló que quien no pudiera aguantar un mes sin sexo no estaba “preparado para ser un profesional”.

Pero al igual que los jugadores de Chile, a quienes también les fue prohibido satisfacer sus deseos sexuales, los elementos del Tri fallaron en colocarse más allá de los octavos de final.

De acuerdo con una publicación de la revista Time, “muchos entrenadores y atletas creen que la abstinencia sexual acumula agresión”, de hecho Mohamed Ali, asegura la publicación, “se negó a tener relaciones sexuales seis semanas antes de una pelea, por temor a que la eyaculación liberaría la testosterona que se necesita para el combate”.

Contrario a lo que creen muchos, diversos estudios demuestran que la testosterona se incrementa después de que un hombre tiene relaciones sexuales, por lo que para un atleta de alto rendimiento tener sexo no afecta su resistencia en encuentros deportivos posteriores.

El artículo de Time, a cargo de Eliana Dockterman, retoma las declaraciones del investigador de la Universidad de L’Aquila en Italia, Emmanuele A. Jannini, quien asegura que después de tres meses sin sexo la testosterona se desploma a niveles similares a los de un niño.

Tomando en cuenta las investigaciones de Jannini, el sexo pudo influir de forma positiva en el desempeño de los jugadores del mundial.

Aunque es más aventurado asegurar que existe un efecto sicológico positivo o negativo relacionado con el desempeño de los jugadores, pero los observadores ya están sacando conclusiones, al menos basadas en los marcadores finales de los equipos.

Otro ejemplo son los equipos a quienes se les impuso restricciones de hora, fechas, parejas y posiciones al momento de permanecer en la alcoba del hotel como a los jugadores de Brasil, Francia y Costa Rica, mismos que si bien tuvieron resultados positivos, ya no compiten más en la justa deportiva.