RÍO DE JANEIRO, 9 de julio.- Alemania hizo historia tras ganar 1-7 a Brasil en las semifinales del Mundial para superar las anteriores máximas goleadas que lograron en esa misma ronda Uruguay, Argentina y el propio conjunto germano en los mundiales de 1930 y 1954.             

Brasil se llevó un repaso que nunca podrá olvidar. Un correctivo forjado en la primera parte y que Alemania se encargó de aumentar en la segunda para superar tres marcadores muy abultados que durante años no habían sido ni igualados.         

Fue en Uruguay 1930, en las dos semifinales y en Suiza 1954, en una de ellas, en la que otros equipos estuvieron implicados en un trío de palizas casi parecidas sólo repetidas muchísimos años después.

En la primera de ellas, el 26 de julio de 1930, Argentina ganó 6-1 a Estados Unidos con goles de Monti, Scopelli y, en dos ocasiones, Stabile y Peucelle. En el mismo torneo, en la otra semifinal, Uruguay consiguió el mismo resultado. Ganó 6-1 a Yugoslavia con tres dianas de Cea, dos de Anselmo y una de Iriarte.          

Hubo que esperar al Mundial de Suiza 1954 para ver de nuevo el mismo marcador con una diferencia de cinco goles. En esta ocasión, el protagonista fue, como en Brasil 2014, Alemania, que después conseguiría ganar el torneo tras ganar a Hungría en la final. La víctima fue Austria, que perdió 6-1 para que los germanos igualaran los dos registros anteriores. Marcaron Schaefer, Morlock y, también en dos ocasiones, Ottman Walter y Fritz Walter.  

Sesenta años después de la última gran goleada en unas semifinales de un Mundial, los hombres de Joachim Löw superaron los mejores registros jamás vistos. Su próximo objetivo será alcanzar a Italia en número de títulos ganados. Si vencen a Argentina o a Holanda, los otros dos semifinalistas, tendrán cuatro títulos en sus vitrinas, uno menos que Brasil.

cmb