RÍO DE JANEIRO, 8 de julio.- El empresario británico Raymond Whelan, director de Match Hospitality, empresa contratista de la FIFA, fue arrestado ayer en un hotel de lujo en Copacabana, acusado de ser el jefe de una red de revendedores de boletos de la Copa del Mundo Brasil 2014.

La Policía Civil del estado de Río de Janeiro detuvo a Whelan como parte del operativo nominado Jules Rimet, en busca de encontrar al líder de la organización acusada de revender boletos para el Mundial 2014 que la FIFA había destinado a confederaciones, selecciones y empresas, y que fueron revendidos a precios superiores.

El empresario, en cuya habitación se encontraron casi un centenar de boletos, fue señalado por un abogado detenido la semana anterior junto con diez personas, como integrantes de la banda, quien aceptó colaborar en la investigación a cambio de reducción en su sanción.

Al momento de su detención, esas personas tenían entradas que habían sido asignadas a directivos de asociaciones, confederaciones y empresas que adquirieron paquetes, informaron las autoridades.

Asimismo, se supo que como parte del operativo Jules Rimet, que incluyó intervención de llamadas telefónicas, se descubrió que las localidades eran ofrecidas a precios bastante más caros de lo que se indicaba.

Éstas eran manejadas por la empresa Atlanta Sportif Management, propiedad del franco-argelino Mahamadou Lamine Fofana, otro de los detenidos, en cuyo celular se hallaron gran cantidad de llamadas para integrantes de Match Hospitality.

Precisamente uno de los telefonemas fue para Humberto Grondona, hijo del vicepresidente de la FIFA y titular de la Asociación de Futbol de Argentina, Julio Grondona, quien señaló que regaló boletos que habrían sido revendidos.

Para la venta de paquetes se advierte que está estrictamente prohibido revender cualquiera de ellos.

La empresa de Lamine Fofana compró 105 paquetes de entradas de primera clase para siete juegos de la Copa del Mundo Brasil 2014 por 121 mil 750 dólares.

Otras de las aristas de la investigación es que una empresa con acciones en Match Hospitality es propiedad de Phillip Blatter, sobrino del presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter.