CIUDAD DE MÉXICO, 8 de julio.- La fiesta de las semifinales, en un Mundial de partidos palpitantes y sin rendiciones previas, reúne a cuatro invitados invictos y goleadores. En cinco juegos disputados Brasil, Alemania, Holanda y Argentina han recolectado sólo puntos a favor, sean victorias o empates, y forman parte del sexto registro en la historia de las Copas del Mundo de equipos semifinalistas que no han registrado derrota en su camino a la antesala de la final.

Brasil, que suma diez tantos a favor, llega con una marca de cuatro triunfos (uno en tiempos extra) y un empate. Anteriormente, en cinco de seis oportunidades, la selección verdeamarelha se clasificó a estas instancias sin permitirse derrotas y en todas ellas (1958, 1962, 1970, 1994 y 2002) terminó como campeón.

El cuadro germano acumuló en este torneo los mismos números que el anfitrión, tanto en el puntaje como en la cantidad de goles marcados. La diferencia radica en que los alemanes llegaron a seis semifinales (de diez conseguidas) siendo imbatibles, aunque sólo en una logró mantenerse así hasta alcanzar el título: Italia 1990.

Al margen de ambos casos, la selección holandesa aparece por tercera vez en la antesala de la final sin haber perdido un partido previo.

En Brasil 2014, los Países Bajos lograron un pleno de cinco victorias (una en tiempos extra) y se consolidaron como una de las mejores ofensivas con 12 anotaciones. No obstante, su historia no incluye títulos de campeón.

Quien sí puede presumirlo es Argentina, que afronta su tercera semifinal (de cuatro) con un paso invulnerable. La Albiceleste se presenta con cinco victorias en fila, todas en tiempo regular, y un superávit de ocho goles anotados. De sus dos títulos del mundo, sólo uno (México 1986) pudo lograrlo como invicto.

La ocasión más reciente que en una Copa del Mundo se dio la participación de semifinalistas invictos ocurrió en Alemania 2006, cuando el anfitrión, junto a Italia, Portugal y Francia, presumieron los mejores números de la competencia.

Las únicas dos veces que un campeón de la competencia no terminó con paso invencible sucedieron en Suiza 1954 y Sudáfrica 2010, ediciones en las que Alemania y España, respectivamente, alzaron el trofeo. Por entonces, el cuadro teutón clasificó con tres triunfos y una derrota, en tanto que La Roja lo hizo con cuatro victorias y un resultado adverso.

A diferencia del técnico argentino Alejandro Sabella, el alemán Joachim Löw y el holandés Louis van Gaal, Luiz Felipe Scolari, seleccionador de Brasil, es el único que posee en su trayectoria la medalla como campeón del mundo (2002).

Mientras Sabella y Van Gaal enfrentan su primera instancia semifinal como responsables del banquillo, Löw va por la segunda y Felipao por la tercera (dos con Brasil y una con Portugal).

La cosecha de finales entre los cuatro equipos involucrados es de 20, tomando en cuenta sólo los torneos en los que hubo eliminatorias directas después de la fase de grupos.

Alemania, el más asiduo protagonista, acumula siete y un renglón abajo se ubica Brasil, con seis. Argentina consiguió llegar a cuatro y Holanda, que perdió todas, alcanzó tres.

Hasta el momento, tras los puntos conseguidos en el Mundial, Argentina ocuparía el primer puesto en el ranking de la FIFA, seguido de Alemania en el segundo puesto, Holanda en el cuarto y Brasil en el sexto.