SAO PAULO, 8 de julio.- A pesar de ser el veterano de Holanda, no se le caen los anillos por jugar como lateral derecho. El delantero Dirk Kuyt, a punto de cumplir 34 años, disfruta ayudando a su selección.

Me divertí jugando en esa posición. Nunca lo había hecho antes y creo que lo hice bien”, dijo el ariete del Fenerbahçe turco cuando se estrenó como defensor derecho ante Chile en la primera fase del torneo.

Al contrario que muchas vacas sagradas, Kuyt obedece con humildad lo que el técnico Van Gaal le propone. No importa que él sea el segundo futbolista holandés con más participaciones internacionales en la actual Oranje (con 101 frente a las 104 de Wesley Sneijder), ni el quinto más goleador de esta selección, con 24.

Ante México, en los octavos de final, y Costa Rica, en los cuartos, alineó como lateral derecho con vocación ofensiva. El futbolista sabe moverse en las líneas, pues ha jugado como extremo en muchas ocasiones. Le quitó el puesto en el costado derecho a Daryl Janmaat.

La creatividad de Van Gaal dio de nuevo sus frutos. El 5-3-2 del técnico necesita futbolistas que abran el campo y con un jugador como Kuyt se gana en profundidad en las alas y, paradójicamente, sin perder poder de marcaje.

Mañana, ante Argentina, es el siguiente paso. El jugador nacido en la pequeña aldea pesquera Katwijk aan Zee, en el sur de Holanda, consideró que se trata de una selección de “clase mundial”.

Avisó, no obstante, sobre la espina clavada de la final del 2010 ante España, en Sudáfrica.

Sabemos lo que se siente al perder una Copa del Mundo y nos gustaría ganar (el trofeo). Ésa es nuestra meta”, cerró el delantero reconvertido a lateral derecho.

Por su parte, Arjen Robben y otros jugadores de la selección holandesa rebajaron el peso de Lionel Messi en Argentina.

“Tienen un jugador enorme, es cierto, pero eso no significa que todo gire sólo en torno a Messi”, dijo Robben a la web de la federación holandesa de futbol.

También el defensor Stefan de Vrij dejó claro que “de ningún modo” se sentirá intimidado por el astro del Barcelona, autor de cuatro goles en el Mundial. “No tengo miedo de nadie. No, tampoco a Messi”, dijo al diario holandés Algemeen Dagblad.

“No estoy especialmente enfocado en él, más bien me alegra enormemente jugar contra él”, añadió.

Para el también defensor Bruno Martins Indi, Holanda debe impedir que el líder del juego argentino reciba balones mañana. “Yo no me fijo en un único jugador, sino en todo el equipo”, dijo a la web nusport.nl. “Y Argentina es buena como equipo”.