SAO PAULO, 7 de julio.- Joachim Löw, técnico de la selección de Alemania, comentó que da muy poco del estilo exquisito que Brasil desarrollaba en el pasado y pidió a los árbitros ser firmes en el momento de señalar las faltas.

Vi el partido entre Brasil y Colombia y hubo muchísimas faltas de ambos equipos no marcadas, faltas donde jugadores saltaban sobre la espalda del adversario para detener el juego”, dijo el técnico alemán.

Löw expresó que la verdeamarelha busca más evitar el desarrollo del partido en lugar de aspirar a dominar. Las estadísticas respaldan las declaraciones del alemán: Brasil, en su juego contra Colombia, cometió 31 faltas y hasta el complemento el árbitro mostró la primera amarilla.

En todo el Mundial, Alemania registra 57 faltas y cuatro tarjetas amarillas, mientras que el conjunto dirigido por Luiz Felipe Scolari suma 96 infracciones y 10 cartones amarillos.

Brasil aún tiene jugadores muy buenos técnicamente, pero juegan con más fuerza que cualquier otro equipo y han intentado frenar el ataque de sus oponentes de esa forma. Al final del día depende del árbitro aplicar el castigo correcto, el cual debe ser firme sin importar el infractor”, agregó Löw antes de que la FIFA anunciara al mexicano Marco Antonio Rodríguez como el silbante encargado del juego entre Brasil y Alemania.

  “Queda muy poco de ese precioso estilo de juego tradicional del futbol brasileño, ese estilo artístico de jugar que todos conocemos muy bien. Ahora no se trata de jugadores que van detrás del balón en la lucha por la posesión. Se trataba simplemente de evitar el juego”, expresó.

Y finalizó: “Brasil sin Neymar va a ser mucho más difícil de derrotar de lo que serían con él”.