TERESÓPOLIS, 6 de julio.- El astro brasileño Neymar, lesionado en el partido con Colombia, se quejó ayer de que le arrebataron el sueño de jugar la final del Mundial en su país, y emocionado, urgió a sus compañeros a ganar el torneo sin él.

Me quitaron el sueño de disputar una final de la Copa del Mundo, pero el sueño de ser campeón aún no acabó”, dijo Neymar, quien sufrió una fractura en una vértebra lumbar, en la página web de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF).

Éste es un momento muy difícil, me faltan palabras para decir lo que pasa por mi cabeza y mi corazón (...) Mi sueño aún no acabó. Fue interrumpido por una jugada, pero continúa”, dijo asimismo el astro, sin poder contener las lágrimas, en un video difundido por la CBF.

“Mis compañeros harán todo lo posible para que yo pueda realizar mi sueño de ser campeón. Mi sueño también era jugar una final de la Copa del Mundo, pero esta vez no dará para eso. Vamos a vencer, vamos a ser campeones y los brasileños vamos a estar festejando todos juntos”, afirmó Neymar antes de ser trasladado en helicóptero de la Granja Comary de la localidad de Teresópolis, en las montañas del estado de Río, donde concentra y entrena la selección brasileña, hasta la ciudad de Río.

Neymar sufrió una fractura en la tercera vértebra lumbar tras recibir un rodillazo de Juan Camilo Zúñiga en el minuto 88 del partido contra Colombia, que Brasil ganó 2-1 para alcanzar las semifinales.

Aunque no precisará ser operado, deberá guardar reposo durante un máximo de seis semanas, dijeron sus médicos.

El médico brasileño de la selección de Brasil, José Luiz Runco, pidió a los árbitros de la Copa del Mundo que protejan más a los jugadores.

“En los partidos de Brasil hemos visto que han sucedido algunas cosas que no están acordes a lo que deberíamos ver en una cancha de futbol”, dijo Runco, recordando el tenso partido contra Chile la semana pasada, en el cual Neymar fue lesionado en un muslo por una falta.

La FIFA confirmó ayer por la mañana que investiga el incidente. El árbitro español Carlos Velasco Carballo no mostró siquiera una tarjeta amarilla a Zúñiga. El médico indicó, asimismo, que la fractura de Neymar demorará entre tres y seis semanas en sanar, y que entretanto, el delantero descansará en su casa de Guarujá, cerca de Sao Paulo, con su familia.

Acompañado por su padre, Neymar fue aplaudido de pie por la comisión técnica y por los jugadores de la selección al dejar la Granja Comary en una camilla que fue subida al helicóptero.

La figura del Barcelona, de 22 años, marcó cuatro goles en cinco partidos en su primera Copa del Mundo, y ayer recibió mensajes de aliento de miles de personas, incluidos la presidenta Dilma Rousseff, Pelé y los argentinos Diego Maradona y Lionel Messi.

También recibió las disculpas de Zúñiga, que aseguró que no lo lastimó intencionalmente.

Brasil enfrentará en semifinales a Alemania este martes en Belo Horizonte, y Runco sugirió que Neymar podría asistir al partido. “Todo depende de si siente dolor o no, y de que no perturbe su recuperación”, afirmó.    

 

 

ald