CIUDAD DE MÉXICO, 4 de julio.- Ángel La Coca González deja atrás los juzgados, el malentendido con Daniel Ramírez, que de paso le costó su cargo como coordinador de visorías del Pachuca, y vuelve a hablar de futbol. Tiene las maletas listas para irse a Guadalajara, donde se hará cargo de las fuerzas básicas de Chivas tras una petición de Jorge Vergara, dueño del club.

Antes de hablar de objetivos y deberes, La Coca menciona que América, Cruz Azul, Santos y Monterrey lo buscaron para integrarlo a su estructura laboral.  Se entrevistó con la mayoría y estuvo cerca de quedarse en las Águilas, “pero a la persona que dejó encargada Ricardo Peláez (entonces presidente deportivo) no le interesó”.

De parte del Rebaño, recibió la visita de Juan Manuel Herrero y Rafael Puente Jr., presidente y director operativo, respectivamente, quienes le ofrecieron un proyecto a largo plazo.

La idea es tener las mejores fuerzas básicas del país. En un año debemos tener a los mejores jugadores juveniles e infantiles. Chivas en ese sentido lleva ventaja, porque es el equipo en el que todos los niños quieren jugar”, comenta.

El plan de búsqueda empieza en Jalisco e incluye sus 125 municipios. “Es un trabajo como el que hicimos en Pachuca”, continúa. “Cuando yo llegué no teníamos nada en cuanto a categorías inferiores y en cuatro año se convirtieron en una de las mejores”.

Hay dos puntos que González recalca con mayor enfásis antes de meterse de lleno en el trabajo: la formación de entrenadores que antepongan lo grupal a lo individual; y la de futbolistas con capacidad de liderazgo.

Voy a platicar con entrenadores que no tengan la aspiración de ser llamados al primer equipo, sino que sean formadores. Debemos dar ese cambio. La otra es lograr una inducción al liderazgo. En México lo que nos están faltando son líderes, jugadores diferentes como Hugo Sánchez y Cuauhtémoc Blanco, mental y futbolísticamente”, agrega.

Sobre lo que se hizo antes en las fuerzas básicas del cuadro rojiblanco, La Coca prefiere no opinar. Explica que “quizá no había ese feeling, como decimos nosotros, de formar jugadores importantes”, pero anota que “ese es el sentido de la reestructura”.

Chivas tuvo que comprar varios jugadores, a pesar de ser uno de los principales productores de jugadores mexicanos”, recuerda.

Sesenta y cuatro años de experiencia avalan la carta de presentación de González. Durante ese lapso, se encargó de descubrir futbolistas como Cuauhtémoc Blanco, Ricardo Peláez, Enrique Rendón, Fanny Munguía, Ángel Reyna, Héctor Herrera, Luis Montes y Carlos Peña, entre otros.

 No obstante, hace algunos meses su carrera se puso bajo sospecha tras una declaración del futbolista de Pumas, Daniel Ramírez, quien aseguró que González le había pedido 10 mil pesos para llegar a las fuerzas básicas de Indios de Ciudad Juárez, exfilial de los Tuzos.

Sigo en ese proceso legal. Ya van a sentenciar al chamaco (Ramírez) el próximo 9 de julio, no se volvió a presentar. Lo único que quería era que dijera qué motivos lo orillaron a decir esto”, refiere.

Lo ocurrido es del conocimiento de Jorge Vergara, dueño de Chivas, sin embargo, no requiere explicación.

Ayer me dijo: yo no necesito que me explique nada, yo sé quién es usted, yo sé de su trayectoria y si no supiera, ni lo traigo a Chivas”, concluye.