CIUDAD DE MÉXICO, 2 de julio.- Las audiencias de televisión han caído en la Fórmula 1, y sin embargo, el director de los derechos comerciales de la serie, Bernie Ecclestone, parece tener más planes para borrar las carreras históricas del calendario en búsqueda de países donde estén dispuestos a pagarle lo que pide por organizar una fecha, aproximadamente 40 millones de dólares por año.

El circuito de Monza, en Italia, es el próximo blanco de Ecclestone, quien aseguró al diario italiano la Gazzetta dello Sport, que la pista estará fuera del calendario después de la campaña 2016. “No creo que vayamos a firmar otro contrato, porque el anterior ha sido desastroso desde el punto de vista comercial. Después de 2016 le diremos adiós”.

El trazado de Monza, cercano a la ciudad de Milán, ha estado toda la historia de la máxima categoría del automovilismo desde su creación en 1950, con la excepción de 1980, cuando Imola albergó la competencia. La pista es conocida como la Catedral de la velocidad dado que es el circuito donde los monoplazas desarrollan la máxima velocidad promedio, mientras que con los circuitos de Mónaco, Spa Francorchamps, en Bélgica, y Silverstone, en Inglaterra, tienen un especial afecto por el público debido a su antigüedad.

Ecclestone acusó al mal paso de Ferrari de los bajos raitings de la televisión en Italia. “Son más bajas ahí que en otros lugares”, y pidió la atención de los directivos de la casa de Maranello para mejorar esto. “Si Ferrari comienza a terminar primero y segundo en las clasificaciones y las carreras, las audiencias de televisión mejorarían en todas partes”, explicó.

Desde hace un tiempo se ha rumorado el posible paso del Gran Premio de Italia al circuito de Mugello, propiedad de Ferrari, sin embargo, Bernie parece decidido a dejar a la categoría sin una carrera en ese país.

Para Antonio Rossi, miembro del departamento de Deportes y Política Juvenil en la región de Lombardía, esta noticia resulta perjudicial para la zona: “Como consejero regional pido al gobierno que nos ayude a proteger al Gran Premio de Italia, que ha sido importante en la historia de la Fórmula 1 y, sobre todo, tiene un papel importante y genera empleos en la región”.