CIUDAD DE MÉXICO, 1 de julio.- El delantero de la selección de Chile, Mauricio Pinilla, decidió tatuarse la acción de su remate que pegó en el travesaño en el encuentro entre su equipo y el combinado de Brasil en los octavos de final del Mundial.

El disparo hubiera significado la calificación de ‘La Roja’ a la siguiente ronda del torneo en caso de haber terminado en las redes, por lo que el jugador apodado como ‘Pinigol’ acompañó su dibujo con la frase en inglés “A un centímetro de la gloria”.

Quería dejar plasmado con este tatuaje un hito importante en su historia futbolística. Pudo haber cambiado la historia del futbol chileno', dijo Marlon Parra, autor del tatuaje, a un medio internacional.

El larguero evitó que Chile dejara fuera de la Copa a Brasil y obligó a la tanda de penales, donde los cariocas se llevaron la eliminatoria ante las ejecuciones fallidas de algunos jugadores chilenos, entre ellos el propio Pinilla.

Brasil se enfrentará a Colombia el próximo viernes, en busca de un boleto a las semifinales de la justa mundialista.

fdr