CIUDAD DE MÉXICO, 1 de julio.- Stephen Drew, un bateador de escaso nivel, se convirtió en el villano de la noche al impedir que  Jake Arrieta lanzara un juego sin hit ni carrera, aunque si se llevó el triunfo con una labor de siete entradas y dos tercios en las que permitió sólo ese imparable y Chicago superó 2-0 a los Medias Rojas de Boston.

Drew, quien batea .129 de promedio, llegó a la caja de bateo cuando le faltaban cuatro outs a Arrieta, pero aprovechó que el lanzador comenzó con dos bolas y tuvo un turno largo que terminó en el séptimo lanzamiento con un imparable al jardín derecho.

Arrieta fue de inmediato reemplazado por Pedro Strop, con la decepción de no haber finalizado un juego sin hit ni carrera.

Sin embargo, Arrieta consiguió su quinto triunfo de la temporada. El pitcher derrotado fue Jake Peavy, quien sufrió su séptimo descalabro del año a cambio de una sola victoria. Strop terminó la labor en el octavo inning, y Héctor Rondón se apuntó el salvamento al retirar la novena.