SAO PAULO, 30 de junio.- Alejandro Sabella, técnico de Argentina, aceptó que su selección, al igual que Brasil con Neymar, dependen del rendimiento de Lionel Messi, previo al juego contra Suiza.

Son dos jugadores extraordinarios. Messi es el mejor del mundo y Neymar otro jugador fantástico. Obviamente con esa clase de jugadores siempre existe una dependencia, tanto Brasil con Neymar y Argentina con Messi”, admitió Sabella, sin aclarar qué escuadra necesita más a su estrella.

Messi y Neymar, compañeros en el Barcelona, han dado la cara por sus equipos en momentos clave del campeonato. Ambos suman cuatro goles, a uno del máximo artillero, el colombiano James Rodríguez.

Además, Sabella no confirmó quién relevará al lesionado Sergio Kun Agüero, pero elogió  a Ezequiel Lavezzi, el más firme candidato para el puesto.

La particularidad de Lavezzi, en el caso de que juegue, es que puede hacerlo de las dos maneras, de delantero o volante por derecha o izquierda. Podemos utilizar dos esquemas con él”, señaló Sabella.

La polivalencia del delantero del París Saint-Germain puede ser el elemento que decante la balanza a su favor para estar en el once titular ante Suiza en el Arena Sao Paulo.

“La teoría mía es la del equilibrio. El buen ataque tiene que ver con una de las cosas que me gustan, lastimar al equipo rival. Pero siempre hay que tener equilibrio”, insistió el técnico de Argentina, un equipo al que rivales como Irán o Bosnia desnudaron sus carencias defensivas.

Sabella, cuestionado por un sector de la prensa, no tuvo empacho tampoco en reconocer que no tiene aún decidido el once inicial porque sus reflexiones le acompañan hasta la última noche.

Siempre tengo alguna duda. No te digo hasta último momento pero hasta esta noche, que den las 12. Hasta ahí podemos tener alguna duda y resolverla”, afirmó el extécnico de Estudiantes.

El entrenador agregó que para alcanzar el objetivo de ganar la Copa del Mundo, lo más importante es el carácter que demuestren los jugadores que integran su plantilla.

Cuando llegamos a esta instancia, que es la máxima, como la Libertadores o la Champions League, el carácter es fundamental, un factor casi vital, más allá de la táctica, la técnica, la parte física. Pesa más un gramo de neuronas que un kilo de músculo”, finalizó el técnico de la albiceleste.

Argentina es favorita

Argentina pondrá en juego su condición de candidato a campeón del Mundo ante Suiza, en un partido que se disputará en el Estadio Arena Corinthians.

Argentina clasificó con paso perfecto y en el primer puesto de su grupo, aunque criticada por su dependencia a Lionel Messi. El objetivo de Sabella es recuperar un funcionamiento de conjunto para tener una actuación convincente y seguir su camino en el torneo.

Se espera que la albiceleste realice un solo cambio con respecto a su última presentación ante Nigeria, resignando a no contar con sus cuatro fantásticos, debido a la lesión de Sergio Agüero.

En la ofensiva, Ezequiel Lavezzi ingresará en lugar del lesionado delantero y jugarán con el 4-3-3 como esquema táctico.

Sin posibilidad de superar los cuartos de final desde la cita mundialista de Italia en 1990, la escuadra argentina busca en Brasil 2014 su tercera corona de Copa del Mundo tras la conseguidas como local en 1978 y en México en 1986.

“Ahora empieza lo más lindo del Mundial, el aspirar a llegar lo más lejos posible, pero también tenemos que tener cuidado”, enfatizó el delantero Gonzalo Higuaín.

Argentina, por primera vez en el torneo, se sentirá visitante,  porque la mayor parte del público será brasileño y alentarán a los europeos por la histórica rivalidad que tiene con su vecino sudamericano.

No obstante, se esperan que cerca de 40 mil argentinos se trasladen hasta la capital paulista, aunque sólo 10 mil tienen entradas para asistir al partido.

Por su parte, Suiza finalizó segundo del grupo E, detrás de Francia luego de dos triunfos ante Ecuador (2-1) y Honduras (3-0) y una derrota ante los galos (2-5).

El seleccionador alemán Ottmar Hitzfeld no dispondrá cambios en su alineación titular con respecto a su última presentación, donde logró la clasificación a esta fase ante los hondureños.

La gran apuesta del conjunto europeo está en su circuito de creación en el mediocampo con Valon Behrami, Gökhan Inler y Xherdan Shaqiri.

En su historia en Copas del Mundo, la selección helvética tiene 60 años sin jugar cuartos de final. Sólo tres veces que alcanzó este logro en Italia 1934, Francia 1938 y como local, en 1954.

“Precisamos estar en un día perfecto para vencer a Argentina. Conozco a mis compañeros y sé que somos capaces”, enfatizó el medio Gökhan Inler.