CIUDAD DE MÉXICO, 30 de junio.- La gerencia de los Nets le dio libertad a su coach Jason Kidd de entrevistarse con los Bucks para dejarlos si le convenía y al mismo tiempo abrieron la búsqueda de un entrenador con la vista puesta en Mark Jackson.

Milwaukee solicitó a los Nets poder platicar con Kidd, quien quedó desilusionado cuando la directiva de Brooklyn le negó su petición de un cargo, además del de entrenador, en la gerencia.

La oportunidad para Kidd no se limitó únicamente a negociar su paso a Milwaukee sino a cualquier equipo que lo tenga en su proyecto a futuro. En el caso de los Bucks, están dispuestos a ceder una selección colegial de segunda ronda a los Nets para que Kidd sea su próximo entrenador.

Ante la potencial partida del exarmador, la gerencia de los Nets analiza al que sería su nuevo entrenador y Jackson lleva la delantera entre las opciones, luego de haber tenido muy buenas campañas con los Guerreros y que fue despedido al finalizar la postemporada de los Guerreros hace unas semanas.

Con Mark Jackson, los Guerreros clasificaron las últimas dos campañas a postemporada y en la más reciente finalizaron con marca de 51-31, la primera con más de media centena de victorias desde la de 1993-1994, en la que tuvieron registro de 50-32.

Kidd debutó la campaña pasada como responsable de un equipo y concluyó con marca de 44-38 dirigiendo a un conjunto etiquetado para pelear por ser los mejores del Este al contar con la nómina más cara de la liga, al pagar más de 102 millones de dólares en salarios.

La principal virtud que los Bucks resaltaron del coach fue la capacidad para manejar a un equipo con muchas estrellas en su año debut.