CIUDAD DE MÉXICO, 30 de junio.-“¡Por qué siempre tiene que pasarnos a nosotros!”,  diría don Fernando Marcos. México otra vez fuera en octavos, pero acaso ayer fue más cruel la derrota, A cinco minutos del final, en la antesala del quinto partido. drama y llanto de la siempre noble afición tricolor.