CIUDAD DE MÉXICO, 29 de junio.- Lo que parecía fiesta nacional y con el reconocimiento de héroes en los seleccionados mexicanos, finalmente terminó en decepción, luego que Holanda terminó el sueño del histórico quinto partido para el Tricolor.

Miles de aficionados se congregaron desde muy temprano en la plancha del Zócalo para ser testigos de ese histórico quinto partido, que todos daban por hecho, aunque al final todo terminó en caras largas.

“Te dije que iba a avanzar Holanda”, “Necesitamos que se hagan otros cambios, otra vez nos eliminan, otra vez es ya merito”, fueron algunas de las expresiones de los decepcionados aficionados que cabizbajos abandonaron el lugar.

Antes, tras la anotación de Giovani dos Santos en el minuto 48, despertó en la afición mexicana la esperanza de conseguir, ahora sí, el ansiado quinto partido, por lo que todo era alegría y felicidad porque se iba a conseguir el objetivo.

Sin embargo, las cosas cambiaron para la selección en los minutos finales con las anotaciones de Wesley Sneijder, en el minuto 88, y de Klaas Jan Hunterlaar, de penalti ya en tiempo de compensación (90+2).

Una vez ejecutada la pena máxima, la alegría inicial que provocó el 1-0 “Gio” cambió totalmente el rostro de los aficionados, quienes con la tristeza reflejada daban la espalda a la pantalla gigante para cargar con una decepción más de su representativo en una Copa del Mundo.

Así, ni la solicitud de ayuda a un superhéroe que se dio cita en la plancha del Zócalo sirvió para salvar la derrota y los jugadores del Tricolor pasaron a ser otra vez mortales al perder su etiqueta de superhéroes con esa eliminación.

cmb