LISBOA, 28 de junio.- Con dos horas de retraso llegó este sábado a Lisboa el vuelo de la selección de Portugal, luego de que los lusos fueron eliminados de Brasil 2014.

Cerca de 50 fanáticos esperaba a los jugadores, que descendieron el avión cabizbajos y aparentando cansancio luego de las nueve horas de viaje.

Cristiano Ronaldo, el autor del único gol de su selección durante el mundial, fue uno de los más abatidos.

El crack luso tenía una marca en el ojo izquierdo, que según la prensa portuguesa, fue el resultado de una disputa por el balón en el último juego contra Gana.

CR7 no quiso dar entrevistas y enseguida salió del aeropuerto para tomar un taxi e irse a casa.

El ambiente era de apoyo a pesar de la eliminación. Ronaldo no quiso hablar, y fue Nani quien agradeció a los presentes.

Ahora vamos a trabajar para que los próximos años seamos mejores. Es muy bueno saber que los portugueses están con nosotros”, dijo el atacante.

rja