CIUDAD DE MÉXICO, 28 de junio.- Hace poco menos de un lustro, llegó a Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, un extranjero que poco hablaba español, se presentaba como periodista y le apodaron el Güero. Su nombre era Jan-Albert Hootsen, originario de Dordrecht, Holanda, y quien eligió a México para cumplir su sueño de convertirse en corresponsal en el extranjero.

La Condesa, la colonia Roma... son lugares muy atractivos, pero sé que esto no es realmente México. A este país lo debes de conocer en sus colonias, en sus barrios, ahí está su verdadera cultura”, dijo Jan-Albert Hootsen, quien trabaja para medios como el sitio web de noticias Vocativ, de Nueva York.

Jan, como le dicen sus amigos en México, vivió en Portugal, España, Ecuador, Guadalajara y decidió quedarse a vivir en el Distrito Federal. Se sorprendió por la facilidad que le ofrecieron los mexicanos para aprender las costumbres del país, le agradó el estadio Azul y adoptó al Cruz Azul como su equipo de cabecera.

Albert Hootsen viene de un país que a diario lucha contra el mar y que su territorio equivale a la mitad del estado de Jalisco. Dice que Holanda es un lugar tan pequeño que por eso les interesa lo que sucede a su alrededor, de ahí el motivo de su inclinación a salir de su patria y reportar lo que pasa en otras latitudes para su país.

En su experiencia, Jan ha notado que el mexicano vive en la dualidad de “amar sus tradiciones”, pero frecuentemente optan por el “pesimismo propio”. No entiende por qué “dicen que son un país de tercer mundo, si realmente tienen una gran infraestructura, muchos recursos y buen grado de educación”. Toma a la selección mexicana como un ejemplo: “Tienen un gran equipo y no confiaban en superar la fase de grupos. En todo el mundo se habló bien de México”.

En su estancia en México, tuvo la oportunidad de hacer un reportaje sobre un pueblo que se volvió fantasma debido al narcotráfico e investigar cómo se manejan los basureros que se encuentran a las afueras del DF.

Este europeo acepta que en el extranjero se habla mucho de la inseguridad en nuestro país, aunque resalta que “me costó mucho convencer a mis editores para hacer un reportaje de la captura de El Chapo Guzmán, desconocían en Holanda que era de los más buscados del mundo”.

Recuerda que en los Países Bajos no existe tanta proximidad con la gente como en México. “Aquí invitas a uno a la fiesta y llega con cinco. Me voy a casar, en mi lista van menos de 50 personas, pero en la de mi futura esposa más o menos están calculadas 200. Eso sí, siempre, para todo, quieren un mariachi”.

Sobre la selección de Holanda, él acepta que “Van Gaal es un técnico muy inteligente, admirado en nuestro país y quien nos puede enseñar el camino al éxito. Renovó a la selección y trae nuevas ideas, Holanda tiene mucho talento para avanzar”.

Y agregó: “Cruyff es muy respetado y considerado un ídolo de Holanda, aunque es muy difícil hablar con él. Entrevistarlo intimida un poco, no es fácil comprender todos los conceptos que te trata de enseñar”.

Jan, explica, que el Tri es la selección del país que lo adoptó y ha ganado respeto en el Mundial de Brasil 2014, pero “nací en Holanda y soy 40 por ciento mexicano y 60 por ciento holandés”.