CIUDAD DE MÉXICO, 27 de junio.- Varios aficionados aprovechan una imagen publicitaria de Luis Suárez que se encuentra en Playa de Copacabana en Río de Janeiro, Brasil, para tomarse una “selfie” y burlarse de la mordida que propinó el uruguayo a Giorgio Chiellini.

De esta forma, varios turistas también quieren tener un “recuerdo” de la mordida de Suárez.

Hoy, Suárez regresó a Uruguay y decenas de aficionados le han mostrado su apoyo.

La FIFA sancionó ayer a Suárez con una suspensión de nueve partidos y determinó que no podrá emprender ninguna actividad vinculada con el deporte en los próximos cuatro meses por morder al defensa italiano Giorgio Chiellini casi al finalizar el partido que le dio a los charrúas el pase a octavos de final.

Además, el atacante recibió una multa de 100 mil francos suizos (111 mil dólares).

ald