CIUDAD DE MÉXICO, 27 de junio.- En Chicago el punto de reunión fue el Grant Park, en Los Ángeles se juntaron en bares y pubs, y en Nueva York hubo tiempo libre para los empleados estatales. En todo Estados Unidos el futbol empieza a figurar y ayer fue el mejor ejemplo durante el partido contra Alemania.

Fue una unión de adictos al futbol y aficionados casuales, donde la conclusión más clara es que el soccer tiene cada vez más penetración en Estados Unidos.

“He visto antes el Mundial de futbol, pero es la primera vez que me siento dentro de él”, dijo en Chicago Jakub Ciesielski, de 26 años y aficionado a la Liga Premier.

En California la fiesta comenzó desde temprano, la venta de cerveza desde las 8:30 de la mañana, una hora después los lugares estaban a reventar.

“Es muy emocionante ver a los Estados Unidos finalmente competir, tengo los ojos con lágrimas de ver tanta gente aquí. Esto no es normal, creo que a las 8 de la mañana ya éramos más de cien personas”, compartió Joshua Marcelo, un trabajador de origen italiano, a The Wall Street Journal.

En Nueva York, el gobernador del estado, Andrew Cuomo, dio una hora extra para almorzar a los trabajadores estatales para ver el partido.

“Estados Unidos, el estado de Nueva York los respalda fuertemente. He aprobado hoy una hora extra para almorzar”, anunció en su cuenta de Twitter Cuomo, quien colgó en la red social fotografías de él y su equipo viendo el partido.

-Con información de DPA