RECIFE, 27 de junio.- Alemania apretó lo necesario el acelerador para derrotar 1-0 a Estados Unidos, su tercer triunfo consecutivo en Copas del Mundo sobre ese rival, en una lluviosa tarde en la Arena Pernambuco para cerrar invicto la primera fase.

Thomas Müller marcó su cuarto gol del certamen, noveno en copas del mundo, a los 55 minutos para guiar al triunfo a los pupilos de Joachim Low, quien así superó a su amigo y homólogo Jürgen Klinsmann.

Con este resultado, los germanos totalizaron siete puntos para terminar de líderes en el Grupo G, mientras que el conjunto de las "barras y las estrellas" también calificó a octavos de final con cuatro puntos y mejor diferencia (0) de goleo que Portugal (-3).

Alemania comenzó con el control del partido, con llegadas por las bandas y con varios elementos agregados al ataque, ante un rival que debió ordenarse atrás, sin oportunidad de salir de su medio campo por la rápida recuperación de balón de Bastian Schweinsteiger y Toni Kroos.

El dominio no redituó en el marcador para los germanos, que bajaron la presión, mientras Estados Unidos fabricó algunas llegadas en las que generaron mayor peligro.

Un tiro fuera del área de Graham Suzi que se fue por encima del travesaño (26), por los estadounidenses, así como un zurdazo del volante Mezut Özil dentro del área, de los germanos (32), fueron las máximas aproximaciones del primer lapso.

Joachim Löw mandó al goleador Miroslav Klose por Lukas Podolski para el segundo lapso en busca de desquiciar a la zaga norteamericana. Como hizo en el primer lapso, apretó desde el silbatazo, aunque ahora sí generó llegadas y concretó una para adelantarse en el marcador.

En el minuto 55, en un tiro de esquina vino un remate del central Mats Humels que el arquero Tim Howard rechazó con los dos puños para no complicarse por el terreno resbaloso, pero el esférico salió a la ubicación de Thomas Müller, quien al filo del área tiró cruzado a la izquierda para el 0-1 definitivo.

Como si supiera que Portugal y Ghana no hacían lo necesario para dejarlo fuera por diferencia de goles en Brasilia, en el otro partido del grupo, Estados Unidos no tuvo fuerza al ataque y pareció satisfecho con mantener el revés.

Fue en el tiempo de reposición que se fue al ataque con fiereza, pero Phillip Lamm barrió para tapar un disparo de Michael Bradley desde la media luna, mientras que en una acción inmediata el capitán Clint Dempsey mandó un tiro arribita del horizontal.

El árbitro uzbeko Ravshan Irmatov, en su tercer juego dirigido en el certamen, tuvo un desempeño bueno, sin complicaciones. En el renglón disciplinario amonestó a Omar González y Kyle Beckerman, del conjunto de la Concacaf, así como a Benedikt Howedes, de la escuadra europea.

 

“La ambición nos puede llevar lejos en el  Mundial”

Thomas Müller, delantero de la selección de Alemania, subrayó que su equipo ha mostrado ambición y eso los puede “llevar lejos” en Brasil 2014.

“Me siento muy bien. Fue un buen partido y he marcado un gol. Estoy feliz de jugar en este equipo, que es muy ambicioso y la ambición nos puede llevar muy lejos en este Mundial”, destacó.

El futbolista del Bayern Múnich explicó que a pesar de haber bajado la intensidad en los minutos finales, lograron ser superiores que Estados Unidos.

“Empezamos muy bien y enseguida nos adueñamos del partido. Bastian Schweinsteiger hizo un gran partido”, agregó.

Müller relató cómo fue que hizo para aprovechar un rebote y marcar el gol de la victoria.

 “Fue un disparo desde la esquina del área. Vi que no había ningún oponente. Al principio mis compañeros no vieron que estaba solo, pero después del remate de cabeza el balón me llegó. Me concentré y me salió un buen tiro. Eso fue todo”, concluyó.

Por su parte, el seleccionador alemán, Joachim Löw, enfatizó en el liderato conseguido en el Grupo G, del que se alegró,  y reconoció sentirse feliz porque al final Estados Unidos también calificó a octavos de final.

“Le pregunté a Klinsmann por el resultado del otro partido. Me dijo que habían clasificado y le dije que me alegraba. No fue fácil para ellos. Eran casi los comparsas. Portugal era el favorito y Jürgen lo consiguió y estoy feliz por él. Estados Unidos es un equipo con cualidades. Son duros y con futbolistas que han progresado técnicamente”, indicó.

Löw se mostró satisfecho por el rendimiento que han tenido sus futbolistas tras culminar la primera fase del Mundial, aunque aseguró que tienen detalles que corregir para el siguiente encuentro ante Argelia.

“Sabía que iba a ser un partido difícil y me hubiera gustado más ritmo al principio, aunque dominamos siempre. Estábamos bien organizados y les facilitamos ocasiones al final. En el centro del campo fuimos fuertes. Cerramos espacios y no les dimos ocasiones”, explicó.

Löw habló de dos de sus principales jugadores, Bastian Schweinsteiger y Philipp Lahm, quienes, recalcó, han sido parte fundamental de los resultados obtenidos por su selección en la competencia.

“Schweinsteiger estuvo muy bien y le cambié porque era un buen momento para descansar después de dos partidos muy difíciles. En cuanto a Lahm este año se ha hablado mucho de su posición, pero nadie se ha quejado sobre todo tras el partido contra Portugal. Ha estado muy bien”, concluyó.

-EFE

cmb