RÍO DE JANEIRO, 27 de junio.- La selección uruguaya, que llegó hoy a Río de Janeiro, donde el próximo sábado disputará contra Colombia el partido de los octavos de final del Mundial de Brasil 2014, recibió el apoyo de medio centenar de aficionados que se desplazaron a su hotel de concentración.

La noticia de la dura sanción impuesta a su estrella, Luis Suárez, al que se le suspendió durante nueve partidos y que no pudo ni formar parte de la delegación celeste hacia Río, motivó que la llegada de la selección de Óscar Washington Tabarez tuviese connotaciones especiales.

Lo que en otra ocasión hubiese sido motivo de júbilo hoy se transformó en reivindicación, la de la hinchada uruguaya contra la sanción decretada por la FIFA por el mordisco en el hombro izquierdo que le dio Luis Suárez al italiano Giorgio Chiellini.

Medio centenar aguardaron pacientemente a la Celeste que arribó al hotel en la Barra da Tijuca con más de una hora de demora respecto a lo previsto debido al tránsito de la capital carioca, que apenas pudo sortear la escolta que llevan los autobuses de las delegaciones oficiales.

Cariacontecidos, los jugadores pasaron directamente hacia sus habitaciones, tras saludar mínimamente a los hinchas.

ogz