GRENOBLE, 26 de junio.- Tras el supuesto robo de parte del historial médico del expiloto alemán Michael Schumacher, la policía francesa se enfrenta a una investigación sin apenas pruebas.

“Por el momento no hay nada seguro en lo relacionado con este asunto”, señaló el fiscal de Grenoble, Jean-Yves Coquillat, y quien dirige la investigación, en declaraciones publicadas por el diario regional La Depeche du Midi.

Entre la documentación sustraída se encuentra un resumen del parte médico de Schumacher, quien estuvo seis meses ingresado en coma en un hospital de Grenoble tras sufrir un accidente de esquí el 29 de diciembre de 2013.

El hospital cursó ya denuncia y buscó las actas en la memoria de datos, e indicó que realizó una auditoría que demuestra que el expediente no fue robado de su sistema interno de computadoras.

Schumacher, siete veces campeón mundial de la Fórmula 1, despertó hace una semana del coma y se encuentra en un hospital en Lausana.

El nocosomio aclaró que Schumacher, sobre cuya estancia en el hospital se informó de manera muy escasa y controlada, permaneció ingresado bajo la falsa identidad de “Jérémy Martin”, para proteger la información sobre su delicado estado de salud.

El diario regional francés Le Dauphiné libéré reveló ayer que el reporte médico podría haber sido robado de una oficina del centro médico en la que se encontraba una parte impresa del documento.

De acuerdo al rotativo, el reporte impreso fue destruido parcialmente y tirado a la papelera. El documento robado es un resumen de una docena de páginas sobre el estado de salud del expiloto de Ferrari, siete veces campeón del mundo.