CIUDAD DE MÉXICO, 25 de junio.- El lanzador zurdo dominicano Marlon Arias llegó a Diablos Rojos del México, el equipo más importante de la Liga de Beisbol, por una de las vías menos comunes para peloteros extranjeros en el circuito: desde una sucursal.

Arias, quién lanzó ayer ante Pericos de Puebla en el juego que se supendió por lluvia en el Foro Sol, fue dado de baja en la organización de Dodgers de Los Ángeles tras una lesión en su hombro izquierdo (su brazo de lanzar) y una operación que tras la recuperación le bajó notablemente su velocidad sobre la loma.

“La verdad ellos no tuvieron fe en mí, yo se que una lesión de ese tipo es muy difícil, me costó mucho trabajo pero yo sabía que todavía me faltaba más, yo sabía que me quedaba mucho más que dar en el beisbol”, aseguró Arias.

A sus 27 años el zurdo fue dado de baja con Dodgers y llegó a Liga Mexicana en 2012 con Leones de Yucatán y Saraperos de Saltillo donde las cosas no le salieron bien y terminó con una efectividad combinada de 7.40 en 14 encuentros.

Marlon recibió oportunidades entonces en la Liga República Dominicana con el equipo, Estrellas Orientales, donde no marchó mal pero no pasó a las postemporada y llegó su primera oportunidad en México con Yaquis de Ciudad de Obregón en la Liga Mexicana del Pacífico.

“Fue un año increíble, las cosas no salieron en Dominicana pero llegué acá a México, como relevista, pero creo que le ayudé mucho al equipo, salimos campeones, bicampeones”, indicó emocionado.

Arias tuvo poco trabajo y no le permitió tener un nuevo contrato ni en Estados Unidos, ni en la Liga Mexicana, pero sí una nueva oportunidad en el beisbol con Diablos Rojos, con la sucursal de Marineros de Ensenada en la Liga Norte de México.

En su segunda año con Marineros Marlon recibió la oportunidad de llegar a Liga Mexicana.

“Cuando me dijeron que tenía otra oportunidad para jugar acá en México dije que mi meta debía ser primero llegar a Liga Mexicana con Diablos y traté de hacer mi trabajo bien en Ensenada y creo que lo hice por eso llega esta oportunidad.

“(Esta temporada) me dijeron que me iban a ver (en partido contra los Langosteros de Rosarito) y no me fue tan bien, gané pero el partido se suspendió casi media hora por un pelotazo que le dieron al ampayer y sólo tiré cinco entradas”, recordó.

Después lanzó siete capítulos en blanco contra los campeones Algodoneros de San Luis.

“Al siguiente día el coach de pitcheo me dijo que venía para acá y me emocioné mucho, se que es una oportunidad y la pienso aprovechar al máximo”, explicó Arias, quien lleva récord de 1-0 en cuatro aperturas.