RÍO DE JANEIRO, 25 de junio.-  Paridos por la historia de la Naranja Mecánica de 1974, Holanda se presenta como en cada Mundial, con una propuesta diferente que casi siempre resulta efectiva. La fabulosa máquina de futbol sigue siendo el ideario de la tradicional escuela holandesa, aunque los técnicos impongan pragmatismos propios.

Louis van Gaal respeta mucho lo que empezó Rinus Michaels, nombrado el mejor técnico de la historia por la FIFA gracias a lo que hizo en la década de los 70. Ante todo ese peso significativo se enfrentará a México en los octavos de final el próximo domingo.

Lo que antes era quietud en las instalaciones del Flamengo en Gávea, playa de Leblon, se ha roto. Cada vez hay más movimiento expectante en el estadio Claudio Coutinho, aunque los jugadores de Holanda se mantienen igual. Sus familiares como desde el primer día, están en la tribuna y al final de la sesión empiezan los besos de las esposas y los abrazos de los hijos.

También como cada entrenamiento, se pone mucho empeño en los tiros a puerta. Se nota a una selección alegre y confiada. Van Gaal es en extremo apetitoso a la hora de ver la finalización de los disparos y aplaude cada uno de los que terminan en gol. Así es Holanda, en extremo competitiva.

A comparecer aparece Dirk Kuyt, quien no es titular y apenas ha jugado 89 minutos, ante Chile. El paso del tiempo ha hecho que evolucione más en su trabajo y dé consejos a los jóvenes que ahora corren más, sin embargo, sigue fino frente al arco.

Sabe del pulso de estos partidos y anota que Holanda es favorito ante el Tri. “México es un equipo respetable, pero somos favoritos nosotros. Tenemos grandes oportunidades de avanzar, el grupo está muy confiado. Todos vieron lo bien que lo ha hecho México contra Brasil y Croacia, pero nosotros estamos bien para seguir en la Copa.”

En el campamento holandés hay mucha tranquilidad. Es como si les acomodara un rival que únicamente han enfrentado una vez en Mundiales, en Francia 1998 durante la fase de grupos con saldo de empate a dos.

México tiene muy buenos jugadores, prueba de ello es que si Chicharito Hernández no es titular, es porque hay otros mejores que él y eso habla de que tienen un equipo balanceado, de buenas formas, que nos puede hacer daño. Creo que el duelo está muy interesante”, afirmó.

A pesar de que Kuyt aceptó el favoritismo de Holanda, no escatimó en mostrarse respetuoso, a diferencia de los croatas. “No podemos confiarnos de ninguna manera. México es un equipo de respeto, que juega muy bien el balón por abajo y muchos de sus jugadores tienen talento. No es una selección que sigamos mucho, pero da buena batalla.”

El cuerpo técnico holandés aseguró que no pudieron ver el partido de México por estar casi empalmado con su duelo ante Chile, pero pidieron información del Tri. Recibieron notas de que cedió el balón en el primer tiempo y de que hubo fondo físico para liquidar a Croacia con relampagueantes ofensivas.