CIUDAD DE MÉXICO, 24 de junio.- No importa cuántas veces se escuche el cielito Lindo, mientras los culpables sean los once Piojos de Miguel Herrera. Ayer, ante Croacia, demostraron que no les tiemblan las rodillas.  sus goles tuvieron efectos secundarios en México y en territorio brasileño