FORTALEZA, 24 de junio.- Como homenaje a los dos compañeros que decidieron continuar en la concentración en lugar de acudir al funeral de su hermano recién fallecido, Costa de Marfil buscará una victoria sobre Grecia que le permita superar la fase grupos por primera vez.

La muerte de Ibrahim, el menor de los hermanos Yaya y Kolo Touré, víctima de cáncer, conmocionó el viernes a la delegación de Costa de Marfil. Ambos pensaron en un primer momento dejar Brasil pero, finalmente, han decidido continuar con la plantilla de los Elefantes para buscar una clasificación que les permitirá rendir tributo a la memoria del hermano fallecido.

A esa fuerza tendrá que recurrir Yaya Touré que, abatido, apenas ha podido entrenarse esta semana. El centrocampista del Manchester City es, probablemente, el jugador más importante de los marfileños, por su fuerza, el liderazgo que ejerce sobre el resto y su capacidad goleadora, por lo que de su habilidad para abstraerse de la tragedia dependerá un alto porcentaje del éxito de su equipo.

Costa de Marfil confía, además, en su fortaleza física, decisiva en un torneo que se está jugando en unas duras condiciones meteorológicas. En Fortaleza, en el noroeste de Brasil, se esperan altas temperaturas, una ayuda para un equipo que ha marcado ocho de los 12 tantos de sus tres participaciones mundialistas después del minuto 60.

Drogba, a su vez, ha sido relegado a un papel menor que no le convence en exceso, pero su capacidad intimidatoria sigue siendo alta, como se comprobó frente a Japón, cuando sólo su presencia fue suficiente para remontar.

Grecia, mientras, está a punto de cumplir otro gris papel en un Mundial. No ha ganado más que uno de los ocho partidos de Copa del Mundo que ha disputado y sólo en uno consiguió marcar. Los griegos sufren en la defensa, ha recibido tres tantos y no tienen capacidad de respuesta. Grecia debe derrotar a Costa de Marfil y que Japón no venza a Colombia, para avanzar.