SAO PAULO, 24 de junio.- El seleccionador de Chile, Jorge Sampaoli, se mostró conforme con la actitud de sus jugadores a pesar de la derrota ante Holanda, al que acusó de no querer jugar al futbol.

“Ellos metieron siempre nueve o diez jugadores detrás de la pelota, se hizo un partido trabado y favorable a ellos porque nosotros queríamos jugar y Holanda no”, resaltó el argentino.

Aunque su objetivo era terminar como líder de su sector, Sampaoli dijo sentirse orgulloso del desempeño mostrado en la primera ronda del Mundial y reconoció que le ilusiona hacer historia con el cuadro que dirige.

El ánimo está intacto porque metimos a Holanda en su arco, es el Chile que me enorgullece dirigir. La valentía del grupo generó que se vayan con la frente en alto. Buscamos el partido, teníamos la idea de ganar pero no encontramos la solución”, agregó.

Respecto a los planes que tiene para superar también los octavos de final, el entrenador anticipó que no cambiará su forma de jugar y prometió conservar la misma intensidad que en sus anteriores partidos.

Creo que cualquier rival que nos toque será complicado, seguro que si nos llegamos a encontrar a Brasil será para tener cuidado, es el candidato de todos, está en su país y con su gente. Más allá del escenario y el entorno, no creo que eso afecte a este grupo porque tiene claro la forma de jugar”, comentó.

Finalmente, Sampaoli agradeció el apoyo que recibieron sus futbolistas por parte de su afición: “Lo que se viene es siempre más difícil, pero esta selección nunca se da por vencida. Buscaremos ser intensos”.