SAO PAULO, 24 de junio.- En un comercial de una empresa refresquera internacional aparecen Cuauhtémoc Blanco, Luis Hernández y Francisco Palencia, futbolistas que fueron ídolos en otra época de la Selección Nacional y estuvieron en el único juego de Copa del Mundo que enfrentó a México y Holanda.

El capítulo entre el representativo de los Países Bajos y México ocurrió en Francia 98, aquella Copa del Mundo que sorprendió por la cantidad de goles que se pudieron apreciar en sus compromisos y terminó con la coronación de Francia frente a Brasil.

A ese Mundial, el equipo mexicano llegó como el mejor clasificado de la Concacaf y en el sorteo de grupos tuvo la suerte de quedar en el mismo sector que Bélgica, Corea del Sur y Holanda.

El calendario de los entonces dirigidos por Manuel Lapuente indicaba que el Tri tenía que debutar con Corea del Sur, jugar su segundo compromiso con Bélgica y cerrar la primera etapa con Holanda.

En el continente europeo, México comenzó a llamar la atención gracias a la jugadas de Cuauhtémoc Blanco. El canterano del América impresionó a los coreanos al saltar con el balón atorado entre las dos piernas, la llamada cuauhtemiña; y  empatar con Bélgica gracias a un gol que parecía imposible, pero que el Cuau logró al aventarse con las dos piernas hacia el frente.

El calendario indicaba que en el juego contra Holanda se jugaría la clasificación. Los dirigidos por Manuel Lapuente habían llegado invictos a su tercer juego, pero debían de esperar combinaciones de resultados para continuar con vida en la justa internacional.

En el bando contrario, la Holanda de Guus Hiddink  tuvo problemas para  empatar con Bélgica, pero demostró su calidad al golear 5-0 al equipo de Corea.

Las diferencias entre plantillas permitía que en todo el mundo se realizaran quinielas para pronosticar cuántos goles iba a recibir el representativo mexicano.

El reto de vencer a uno de los mejores porteros del mundo, Edwin van der Sar, burlar al defensa mejor pagado en ese entonces, Jaap Stam o frenar el ataque liderado por Édgar Davis, acompañado por Marc Overmars y Phillip Cocu, era el obstáculo más complicado para el equipo de Manuel Lapuente.

El primer tiempo del juego entre México y Holanda cumplió con el guión esperado. Desde el minuto cuatro, Phillip Cocu derrumbó la fe de Jorge Campos y anotó el primer tanto del encuentro. 14 minutos después, Ronald Boer aumentó la ventaja al conseguir el 2-0 para su equipo.

México no tenía forma de recuperar el esférico y llevarlo hasta los pies de Cuauhtémoc Blanco, Luis Hernández naufragó en el ataque y Francisco Palencia estaba en la banca.

En el complemento la situación cambió. Lapuente eligió a Jesús el Cabrito Arellano para que ocupara el lugar de Braulio Luna y la presión en la salida del equipo europeo rindió réditos.

Al minuto 75, Villa cobró un tiro de esquina y Ricardo Peláez, actual director deportivo de la Selección Mexicana, anotó el 2-1 de cabeza.

Los desbordes de Jesús Arellano y el talento que ofrecía Cuauhtémoc Blanco para hacer el enlace entre mediocampo y ataque permitieron que aumentara la presión sobre el arco de Edwin van der Sar.

Fue hasta el último minuto de tiempo agregado que México empató con Holanda. Un despeje que no supo controlar el zaguero Jaap Stam, lo convirtió el Matador Luis Hernández en el empate a dos definitivo.

Clientes en Mundial Sub 17

México ha enfrentado en dos ocasiones a Holanda en Mundiales Sub 17. En ambas venció el equipo nacional y fue campeón de la competencia. 

La primera ocurrió en las semifinales de la Copa del Mundo Sub 17 en 2005. En aquella ocasión, los dirigidos por Jesús Ramírez vencieron por 4-0, gracias a dos goles de César Villaluz, otro de Ever Guzmán y Héctor Moreno. Tras la victoria, México venció a Brasil y ganó su primer campeonato del Mundo Sub 17.

De ese equipo, Giovani dos Santos y Héctor Moreno fueron considerados para Brasil 2014.

La segunda ocasión que México se enfrentó a Holanda en un Mundial Sub 17 fue en 2011. En fase de grupos, los dirigidos por Raúl Gutiérrez vencieron a los Orange por 3-2.  El Tri Sub 17 acabó campeón. Terence Kongol y Memphis Depay  estuvieron en ese partido y enfrentarán a México el próximo fin de semana.