RÍO DE JANEIRO, 23 de junio.- Dries Mertens tocó más veces la pelota, tuvo más disparos a portería y eludió a más rivales que Romelu Lukaku, el delantero de Bélgica. A la hora en que salieron uno y otro, las formas fueron muy distintas.

Mientras Mertens dio la mano en señal de aceptación a su entrenador, Romelu Lukaku se puso enfadado y negó dar el saludo su técnico.

Marc Wilmots fue también delantero y conoce bien la ebullición de salir del campo sin haber marcado, por eso, pasa por alto la grosería. “Las cosas se las diré en el vestidor y en privado, ahora no es el momento. Hemos celebrado todos, incluido él y no tengo qué charlar de eso ahora. Es normal que reaccione así, pero tendrá 90 minutos próximos para resarcirse”.

Origi, el anotador, agregó que “somos el equipo más joven de la copa, eso nos da virtudes y desventajas”.