COTIA, 22 de junio.- “Soy un privilegiado por poder estar en un Mundial con 43 años”, confesó el guardameta colombiano Faryd Mondragón ayer en el día de su cumpleaños, convirtiéndose en el futbolista de más edad en participar en la historia de las Copas Mundiales.

Hoy ha sido un día muy especial. Sin temor a equivocarme puedo decir que ha sido el mejor cumpleaños de mi vida. Pero no pienso en el récord como algo exclusivo de Faryd Mondragón, sino en un récord para el futbol colombiano”, señaló el arquero.

Mondragón, quien jugó en 11 equipos y en ocho países, rompió el récord que ostentaba el exdelantero camerunés Roger Milla, quien disputó su último partido mundialista en Estados Unidos 1994 un 28 de junio con 42 años, un mes y ocho días.

Daría cualquier cosa porque el récord fuera de todo el equipo, que este equipo maravilloso fuera el que estableciera un récord para una selección colombiana por una actuación memorable en un Mundial”, agregó.

Sobre la posibilidad de jugar algunos minutos contra Japón el próximo martes, Mondragón descartó la posibilidad, y a pesar de haber logrado el jueves la clasificación a los octavos de final.

Sería incoherente de mi parte y traicionaría los principios de este equipo anteponer un deseo personal sobre los intereses colectivos del equipo. La prioridad está en lo grupal”, sostuvo, aunque se declaró “listo a responder” si fuera alineado.

Este equipo tiene hambre de gloria, está concentrado y muy unido en buscar algo grande para el futbol colombiano. Si bien es un grupo joven tiene una gran experiencia internacional en sus clubes y está creciendo en este Mundial”, remarcó.

Si hace dos o tres años cualquiera me hubiera preguntado que si me veía en el Mundial con 43 años tengo que ser honesto y le diría que no. No me da vergüenza ni me callo”, dijo el arquero, quien añadió que a partir de los octavos de final comienza el “verdadero Mundial”, luego de que los cafetaleros ya amarraron su boleto a la siguiente fase.

“El margen de error es casi nulo y todo depende de nosotros.”