CIUDAD DE MÉXICO, 22 de junio.- Nigeria y Bosnia brindaron un intenso espectáculo mostrando hambre por llevarse el triunfo, mas éste fue para los africanos, aunque no sin polémica.

La primera alegría para Bosnia parecía llegar en los pies del talentoso Edin Dzeko, quien marcó gol a los 21 minutos, pero la jugada fue invalidada por fuera de juego cobrado por el árbitro Peter O’Leary, de Nueva Zelanda.

Me dijeron que no ha sido fuera de juego, pero no es la primera vez que el árbitro comete un error en esta Copa del Mundo y no será la última”, lamentó el seleccionador bosnio Safet Susic.

Hemos perdido contra un buen equipo. Nigeria jugó mejor que contra Irán”, reconoció, no obstante, Susic.

Tras la falla del árbitro, el primer golpe lo dio Nigeria con el tanto de Peter Odemwingie.

Es muy emocionante para nosotros y muy importante también para los aficionados, decepcionados tras el último partido” (empate a cero contra Irán), dijo Odemwingie, destacando que era la primera victoria de Nigeria en un Mundial desde 1998.

“Esta victoria puede dar un impulso importante y llenarnos de confianza y, si pasamos a octavos, ya sabemos qué puede pasar, quizá repetir lo de la pasada Copa de África de Naciones donde fuimos de menos a más hasta ser campeones”, añadió el del Cardiff City.

Protesta de la prensa

Los medios nigerianos que cubren el Mundial de Brasil capturaron la atención durante un partido de la selección africana al vestir camisetas con mensajes contra el grupo insurgente Boko Haram.

Las camisetas llevaban el eslogan “El mundo unido en contra de Boko Haram” y las banderas de Nigeria y Bosnia. Eneka Odikpo, comentarista de Radio Nigeria, dijo que había distribuido 250 playeras.