PORTO ALEGRE, 22 de junio.- Argelia está obligado a sacar la victoria o al menos el empate ante Corea del Sur si quiere seguir con posiblidad de acceder a los octavos de final, tras la derrota en el primer juego con Bélgica 2-1.

Los coreanos empataron contra Rusia en la primera jornada con un marcador de 1-1, que obliga a los argelinos a sumar puntos en el segundo juego, si no quieren sufrir nuevamente una eliminación prematura.

En Brasil 2014, el país magrebí participa en su cuarta Copa del Mundo (tras España 1982, México 1986 y Sudáfrica 2010), sin poder clasificarse  a los octavos de final.

El seleccionador Vahid Halilhodzic aseguró estos días que “no es tiempo para llorar (por la derrota), este partido es decisivo”.

La victoria frente a los asiáticos posibilitaría que los argelinos se jugaran la clasificación en el último partido ante Rusia. Incluso el empate no los elimina matemáticamente, aunque los dejaría con pocas posiblidades de pasar.

Los coreanos también llegan con la consigna de sacar una victoria, para evitar jugarse su clasificación ante Bélgica, que es el equipo favorito para acceder a la siguiente ronda en el Grupo H.               “No creo que ninguno de los dos conjuntos tenga muchas ocasiones de ataque”, admitió el defensa Park Joo-ho, quien expresó que su equipo buscará anotar en cualquier oportunidad.

Los asiáticos afrontan en Brasil su octava participación consecutiva en Mundiales, pero sólo en dos ocasiones han superado la fase de grupos: en 2002, cuando fueron locales al lado de Japón y en donde alcanzaron sorpresivamente la semifinal y en la pasada copa en Sudáfrica 2010 que accedieron a los octavos.