SAO PAULO.- Estados Unidos sorprendentemente es el país que más boletos compró para el Mundial de Brasil con 200 mil. Aunque un buen número de estas entradas fueron adquiridas  por mexicanos que radican en ese país.

El arribo de unos 40 mil  mexicanos en Brasil sorprendió a las autoridades que, aunque anticipaban la llegada de miles de aficionados tricolores, fueron rebasados por las expectativas.

Brasil es el país que más entradas a los partidos compró, superando el millón. Entre los demás países, el mayor volumen de entradas fue adquirido por Estados Unidos, seguido por Argentina con cerca de 61 mil, superando a Alemania e Inglaterra. En séptimo lugar quedó Colombia, con aproximadamente 50 mil. México se ubicó en la décima posición con 4 mil boletos adquiridos para los partidos de la primera ronda.

La Federación Mexicana de Futbol esperaba cerca de 15 mil aficionados para el primer partido en el que México venció a Camerún 1-0. Pero algunos medios locales calcularon la presencia de casi el doble en el estadio das Dunas, de Natal.

Ésa es la plática aquí”, dijo Juan Chacón, un fanático que viajó a Brasil con su pasaporte estadunidense. “Nos preguntamos unos a los otros de dónde vienen tantos.”

La porra binacional en el Mundial es el resultado de dos fenómenos: los cambios demográficos que ha sufrido Estados Unidos donde 17 por ciento de la población, equivalente a 53 millones de habitantes son de origen latino y los ingresos per cápita anuales que rondan los 47 mil dólares anuales, mientras que en México el promedio es de 9 mil dólares o 110 mil pesos.

Un análisis de Google en mayo concluyó que el interés en el futbol ha crecido en Estados Unidos mayormente impulsado por hispanos y jóvenes viviendo en urbes con una alta población hispana. Otro estudio del Pew Research Center concluyó que casi la mitad de los hispanos en Estados Unidos esperaban con ansias el Mundial, mientras que la cifra se redujo al 15 por ciento cuando le hicieron la misma pregunta a los que no eran hispanos.