RÍO DE JANEIRO, 21 de junio.- Bosnia- Herzegovina y Nigeria se enfrentan mañana en Curitiba, en un partido que podría decidir el segundo puesto del Grupo F por detrás de Argentina, que en su  primer juego venció a los europeos 2-1.

Nigeria tiene un único punto tras su empate contra Irán (0-0), pero el que, sin duda, fue el peor partido del Mundial podría costarle caro, ya que ahora tiene que ganar a Bosnia, que probablemente se impondrá en el último duelo a los iraníes.

A la inversa, Bosnia, incluso con 0 puntos,  ha entrado bien en el Mundial con sólo una corta derrota ante el gigante argentino (2-1).

No era un partido clave. Nos podíamos permitir perder pero no por una gran diferencia de goles. Es lo que hemos hecho. Espero que Argentina gane sus otros dos partidos, así la cosa se decidirá entre nosotros, Irán y Nigeria”, subrayó el seleccionador bosnio Safet Susic.

El director técnico de Bosnia dejó al delantero Vedad Ibisevic en el banquillo contra Argentina para reforzar el centro del campo y frenar a Messi, pero ahora no deberá tomar esta precaución frente a los nigerianos y podría plantear un juego más ofensivo.

Tras el empate con Irán, ,el seleccionador nigeriano Stephen Keshi reconoció que sus jugadores se habían mostrado ansiosos y habían acabado por frustrarse contra Irán.

No descartó dar la sorpresa, inclusive contra Argentina: “Vimos lo que pasó con Costa Rica y Holanda. Esto es  futbol, no se puede prever nada.  Como no ganamos, la gente va a creer que jugamos mal, pero no es así. Creo que sólo nos faltaron los goles”, dijo Keshi, quien ha dirigido en varios países y también es agente de jugadores.