BELO HORIZONTE, 21 de junio.- La versión más ofensiva de la selección argentina, con Lionel Messi, Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero en el ataque, buscará ante Irán los octavos de final de la Copa del Mundo.

 Un triunfo en el estadio Mineirao de Belo Horizonte le alcanzará al conjunto dirigido por Alejandro Sabella para asegurarse un lugar en la siguiente fase, tras el triunfo en la primera ronda por 2-1 ante Bosnia y el empate entre Nigeria e Irán, rivales del Grupo F.

Argentina desplegará todo su potencial goleador en un ofensivo 4-3-3, el sistema en el que más a gusto juega el crack Messi junto a Higuaín, Agüero y Ángel Di María, los “Cuatro Fantásticos”, pero que deja en cierto desequilibrio a la defensa.

Las expectativas son hacer un buen partido y tratar de lograr la victoria que nos asegure el pasaje a los octavos de final”, anticipó Sabella.

La selección llega a la segunda fecha sacudida por un debate interno por la táctica defensiva que planteó Sabella ante Bosnia, que mostró un bajo rendimiento general y fue cuestionado públicamente por el capitán y máxima figura de la selección.

En el descanso, el técnico decidió el ingreso de Higuaín y Fernando Gago para cambiar al 4-3-3, el mismo que usará mañana y que revivió al plantel. Messi consiguió así marcar su segundo gol en un Mundial, a casi ocho años del primero, y llega al segundo partido sin cargar frustraciones.

Mientras que el portugués Carlos Queiroz, quien dejará de ser el técnico de Irán por decisión de la federación de ese país, anticipó que “el plan es pelear por una pelota, por un pase, por un duelo, por una marca, por todas las acciones del partido”.