CIUDAD DE MÉXICO, 20 de junio.- La máxima fiesta del futbol de Brasil comienza a caracterizarse por la caída de equipos grandes o favoritos, al menos en el papel, y por una suerte de rebelión de los pequeños.

El equipo que abrió la puerta al presagio sobre la debacle de los 'Titanes' del balón fue España, al caer por 1-5 contra Holanda el pasado 13 de junio. Todo el mundo vio al actual monarco quedar herido de muerte, sin embargo, nadie imaginaba lo que sucedería en los próximos encuentros.

El choque Uruguay-Costa Rica dejó un marcador final de 1-3 favorable a los 'ticos'. Los goles de Óscar Duarte, Marco Ureña y Joel Campbell, no dieron oportunidad a la recuperación charrúa.

El estadio Castelao fue testigo del Brasil-México. Analístas al rededor del mundo dieron como favorito al cuadro carioca por ser el anfitrión, a pesar de conocer la historia reciente entre ambas selecciones. El pentacampeón no pudo romper las redes del guardameta azteca Guillermo Ochoa y el encuentro terminó 0-0. Un empate con agrio sabor para la 'Verdeamarela'.

A partir de este momento, todos los días un grande caería ante un equipo de los denominados 'pequeños'.

Holanda y Australia se vieron las caras el 18 de junio, considerando al equipo 'tulipán' como amplio favorito tras la goleada que propinó a la 'Furia Roja', pero la escuadra de Oceanía jugó el encuentro con una soltura tal que a punto estuvo de echarle a perder la fiesta a la 'Naranja Mecánica'. El marcador final fue 2-3 a favor de Holanda.

Ese mismo día, en actividad del mismo sector, España chocó con Chile, en un duelo que pudo ser el resurgir del cuadro de Vicente del Bosque, algo que terminó por desvancerse cuando el cuadro andino obtuvo una victoria por 2-0, mandando a casa de forma prematura al defensro de su corona.

Inglaterra corrió con la misma suerte. Uruguay tuvo en los botines de Luis Suárez la oportunidad de enmendar su camino a costa de los ingleses, a quienes dejaron fuera de Brasil 2014 con un 2-1 lapidario.

Un selección que cuenta con cuatro títulos mundiales fue la siguiente vícttima. Italia venía de ganar 1-2 a Inglaterra y se enfrentó a una Costa Rica que dio la 'campanada' con su victoria frente a Uruguay. Fueron los costarricenses los que volvieron a ser de las sullas al vencer 1-0 a la 'Squadra Azzurra'.

Este Mundial presenta grandes sorpresas en poco más de una semana de actividades. Las apuestas comienzan a cambiar de sentido con la rebelión de los considerados 'pequeños'.

mef/fdr