LOS ÁNGELES, 20 de junio.-Tras ganar dos trofeos Cy Young en las últimas tres temporadas, Clayton Kershaw ya tenía una fuerte reputación como el mejor pitcher del beisbol. Ahora cuenta otra gran gesta que añadir a su exitosa carrera.

Kershaw lanzó su primer juego sin hit ni carrera el miércoles por la noche, ponchando a 15, un récord personal  y el único corredor que se le embasó fue por un error de lanzamiento por parte del campocorto dominicano Hanley Ramírez en la victoria de los Dodgers de Los Ángeles, 8-0, sobre los Rockies de Colorado.

La estelar actuación de Kershaw dio a los Dodgers los dos únicos juegos sin hit de las Grandes Ligas esta temporada. Josh Beckett lanzó otro el 25 de mayo en Filadelfia.

“Estoy impresionado”, dijo Kershaw. “Beckett me dijo que iba a enseñarme cómo hacer eso, así que tengo que darle las gracias a Josh”.

Animado por su esposa en las gradas, Kershaw (7-2) retiró sus primeros 18 bateadores antes de que Corey Dickerson llegará la séptima entrada con un roletazo lento que botó ante Ramírez, cuyo lanzamiento en carrera estuvo muy lejos del alcance del primera base Adrián González, registrando como doble error y finiquitando cualquier posibilidad de un juego perfecto.

“Bajo circunstancias normales era algo bastante cercano a un hit”, indicó el lanzador. “Hanley hizo todo lo que pudo y sólo la tiró un poquito afuera. No se podía hacer nada, era una jugada difícil”, agregó Kershaw.

Con la grada rugiendo en pie, el abridor zurdo despachó rápido a los Rockies en la novena entrada, ponchando a Dickerson.

Tras  su lanzamiento 107 y último del juego, un sonriente Kershaw levantó sus brazos sobre su cabeza y esperó el abrazo del receptor AJ Ellis.

La otra vez que los Dodgers lanzaron dos sin hit en una temporada fue 1956, cuando el equipo todavía estaba en Brooklyn. Carl Erskine y Sal Maglie lograron la gesta.

Tras embasarse Dickerson, el novato venezolano Miguel Rojas controló un rodado de Troy Tulowitzki detrás de la tercera almohadilla y lanzó fuerte a primera, donde  el mexicano Adrián González, tres veces ganador del Guante de Oro, rescató la bola de sus pies para mantener intacto el doble cero.

González y Matt Kemp remolcaron dos carreras cada uno, ayudando a los Dodgers a completar su primer barrida de tres juegos en casa.

Kershaw estuvo de baja más de seis semanas este año debido a problemas de espalda tras vencer a Arizona en el juego inaugural jugado en Australia.

Fue el 22 sin hit ni carrera en la historia de los Dodgers y el primero en casa desde la memorable actuación del dominicano Ramón Martínez, cuando Los Angeles ganó 2-0 a los Marlines el 14 de julio de 1995.

“Esto es realmente muy especial, y poder hacerlo en casa lo hace mucho más”, indicó Kershaw.

La derrota fue para el mexicano Jorge de la Rosa (6-6), quien aceptó las ocho carreras en apenas tres entradas y un tercio.