CURITIBA, 20 de junio.- Ecuador, que tenía en la bolsa un empate ante Suiza, incurrió en el pecado de la gula y pagó el precio en un contraataque que significó su derrota. Honduras pecó en cambio de ira y con diez hombres no fue rival para Francia.

Así, en la Arena da Baixada, ambas selecciones tendrán que lavar sus culpas. Y la penitencia para sus respectivos técnicos colombianos es severa: siendo amigos deberán librar un duelo en el que uno podría quedar agonizante.

El estratega de Ecuador, Reinaldo Rueda, fue técnico de Honduras y la condujo al segundo Mundial de su historia en Sudáfrica 2010. Su compatriota, Luis Fernando Suárez, fue entrenador de Ecuador en Alemania 2006.

Ambos dirigieron las selecciones juveniles de Colombia y se han considerado amigos, por lo que  no habrá muchos secretos tácticos en este duelo.

“Honduras es un buen equipo y nosotros nos jugamos una final independiente del rival, lo respetamos; pero no nos queda otra opción que ganar’’ dijo Rueda. “En el debut nos traicionó un poco la emoción”.

Rueda ha dicho que su equipo tiene el talento para llegar a la segunda ronda, pero para ello tendrá que haber un mayor aporte de su ofensiva que todavía echa de menos al fallecido Christian Benítez. Enner Valencia se extravió tras el gol frente a los suizos y Felipe Caicedo lució inefectivo. Tampoco les dieron mucho material de trabajo los volantes Antonio Valencia y Jefferson Montero.

Honduras se defendió ante los franceses con más músculo que nada y la expulsión de Wilson Palacios, justo antes del intermedio, condicionó la derrota 3-0. En su lugar jugaría el veloz Andy Najar, volante de 21 años.

Honduras participa apenas en su tercer Mundial, nunca ha ganado un partido en estas instancias y no anota desde España 1982, cuando igualó 1-1 ante Irlanda del Norte. En Sudáfrica los catrachos se fueron sin gol.