SALVADOR, 20 de junio.- La Francia que presume a Karim Benzema como su principal figura buscará acercarse a los octavos de final contra la Suiza del joven Xherdan Shaquiri.

El equipo de Didier Deschamps cumplió con su papel de favorito  al golear por 3-0 a Honduras en su debut; ahora tendrá que demostrar su valía contra el representativo dirigido por el alemán Ottmar Hitzfeld.

Resalta que el equipo de Suiza está compuesto por varios elementos que no nacieron en su territorio. Xherdan Shaquiri, jugador del Bayern Múnich, es originario de Kosovo. Admir Mehmedi, autor del primer gol helvético, nació en Macedonia, y Haris Seferovic, anotador del gol del triunfo contra Ecuador, es hijo de bosnios.  En el resto del equipo hay futbolistas con raíces españolas, turcas, italianas, marfileñas y hasta caboverdianas.

En la esquina opuesta aparece Karim Mostafa Benzema, de origen argelino-cabilio, quien tras la baja de última hora de Franck Ribéry parece haber tomado con propiedad la batuta de líder.

El doblete de Benzema en el debut frente a Honduras no se le veía en un Mundial a jugador francés desde que Zinedine
Zidane le hizo dos tantos a Brasil en la final de 1998 en el Parque de los Príncipes.

El jugador del Real Madrid, que no fue convocado para Sudáfrica 2010, en donde los Bleus se rebelaron contra el técnico y fueron un desastre en lo deportivo, ahora encabeza una generación joven, en la que sólo cinco elementos superan la media centena de partidos internacionales.

La prudencia y el compromiso de los jugadores con el equipo, son dos logros que la prensa francesa reconoce en el trabajo de Didier Deschamps.

A pesar de su importancia, Benzema dice no sentirse “ninguna estrella” y atribuye su destacado estreno en un Mundial al trabajo del equipo.

La misma tónica sigue el veterano Patrice Evra, para quien “la mayor fortaleza es que la estrella es el equipo”.

Además, Evra señaló que un triunfo y el pase a los octavos de final son muy importantes para abrir un nuevo capítulo en la historia del futbol galo. “De repetirse  la eliminación de hace cuatro años, muchos volverán a sacar la guillotina”, advirtió.

Suiza también llega con confianza a su segundo partido tras vencer a Ecuador, pero el conjunto del alemán Ottmar Hitzfeld afronta ahora un reto más duro.

Mucho dependen de Shaqiri. El jugador del Bayern Múnich, de 22 años, es una estrella en su casa y fue el arquitecto de la remontada ante los sudamericanos.

Hitzfeld apunta que la victoria ante Ecuador le dio “seguridad” y “confianza” a sus jugadores, pero admitió que el equipo tendrá que mejorar ante los franceses.

“Francia es un rival completamente distinto. Tenemos que prepararnos de una manera especial”, sentenció el técnico.

También el suizo Stephan
Lichtsteiner manifestó un gran respeto por Paul Pogba, su compañero en la Juventus: “Es un jugador excepcional, uno de los mejores mediocampistas del mundo, con una gran inteligencia para el juego”, dijo.

Haris Seferovic, autor del gol del triunfo ante Ecuador destacó la ofensiva del rival.

 

“Aprendimos la lección”

En Sudáfrica 2010 la selección de Suiza sorprendió al vencer por 1-0 al equipo de España en su primer partido. En esa edición, el equipo helvético no superó la fase de grupos y España terminó campeón.

“Las sensaciones son buenas, pero creo que todos los que estuvimos allí hace cuatro años recordamos la experiencia. Hemos aprendido la lección”, dijo Diego Benaglio, portero de Suiza, en declaraciones publicadas por FIFA.

Después de vencer a España, hace cuatro años, Suiza no tuvo suerte,  perdió con Chile y apenas empató con el representativo de Honduras. Con cuatro puntos, se quedó en el tercer puesto de su grupo y regresó a casa.

En Brasil 2014, Suiza venció en su debut al equipo de Ecuador, pero sus integrantes evitaron el festejo. Dicen que ahora el objetivo es mantener la calma, tratar de robarle puntos a Francia y cerrar bien contra los catrachos.

“Ahora hemos ganado a un rival directo. Por eso las perspectivas son mejores que en el anterior Mundial”, explicó Benaglio.

Suiza clasificó a la Copa del Mundo al no perder ningún partido durante toda su eliminatoria y demostró su fortaleza al vencer al equipo sudamericano en el último minuto, en un contragolpe efectivo.

“Behrami se lanza al suelo a la desesperada, ¡en nuestra propia área! Intercepta el disparo y se levanta como puede. Reúne todas las energías posibles, toca el esférico para un compañero que está en el centro del campo y dirige la jugada que nos permite el 2-1, el gol con el que ganamos el partido. Fue increíble”, recuerda el portero suizo.

En los pronósticos, Ecuador y Francia aparecían como los favoritos para encabezar el Grupo E. Aunque, después de la victoria, se espera que los suizos estén en los octavos de final de la competencia.

“Tenemos la referencia del 2010 y hemos progresado mucho. Es hora de demostrarlo”, comentó Benaglio.

Suiza nunca ha ganado dos partidos consecutivos en una Copa del Mundo. El máximo logro de los suizos en un Mundial es clasificar a los cuartos de final, hazaña que realizó en las justas de 1934, 1938 y 1954.

Es la segunda ocasión que enfrentan al equipo de Francia en un Mundial. La primera fue en Alemania 2006, en esa ocasión empataron a cero goles con los galos.

En total, Suiza y el equipo francés registran 36 juegos oficiales. El equipo Nati, como le llaman a los suizos en Europa, presume 12 triunfos, nueve empates y 15 derrotas.

Contra Francia, aspiran a la victoria para superar la fase de grupos. “Suiza tiene la calidad suficiente de clasificar  a la siguiente ronda”, agregó Benaglio.

-Redacción