SAO PAULO, 20 de junio.- El artillero Luis Suárez dijo que soñó que marcaría los dos goles con los que Uruguay derrotó 2-1 a Inglaterra en el Mundial de Brasil 2014.

Sí, lo soñé y la verdad que estoy disfrutando este momento por todo lo que sufrí, las críticas que recibí. Acá tienen”, añadió con voz llorosa el delantero del Liverpool, que vivió los últimos minutos del partido abrazado a Maxi Pereira en el banco de suplentes y secándose las lágrimas.

Suárez le dedicó los goles a su esposa, a sus hijos y al kinesiólogo uruguayo Walter Ferreira, a quien considera el artífice de su recuperación, tras la operación de meniscos a la que fue sometido el 22 de mayo en Montevideo.

Tengo que agradecer a mucha gente por lo que he vivido, sobre todo a mi mujer y a mis dos hijos que han venido conmigo a todas partes, y después a Walter Ferreira, el fisioterapeuta que me recuperó, porque sin él no hubiera estado aquí y después al equipo y cuerpo técnico que me animaron todos los días.

Antes del partido sentía una molestia en la rodilla y él me dijo que me olvidara, que no tenía nada que ver con la operación, y así fue”, explicó Suárez, quien tras el primer gol corrió al borde de la cancha para abrazarse con Ferreira y sus compañeros.

El charrúa contó que en el primer gol experimentó una sensación de alivio y el segundo “fue impresionante”.

El goleador uruguayo confesó que “estaba acalambrado en las dos piernas” antes del segundo gol, pero algo le decía que se quedara en el campo.

Solamente tengo palabras de agradecimiento. Estoy emocionado porque volví con las ganas de siempre y toda la adrenalina que necesita este tipo de partidos. Sirve moral y anímicamente”, dijo Luis Suárez.

Según el ídolo de la afición uruguaya, la victoria ante la joven selección de Inglaterra es una respuesta “por todo lo que se dijo cuando me lesioné”, especialmente a “las dudas sobre mi condición física”, manifestó Suárez, quien criticó a los que dijeron que Uruguay jugaría con uno menos si él era titular.

Es esta clase de partidos y de este nivel había que demostrar quién es uno para ser uno de los mejores”, añadió.

Con el 2-1 era “difícil” que nos empataran. Sabíamos que debíamos esforzarnos más y cuidar mucho el marcador. Necesitábamos ganar a como diera lugar y eso lo teníamos muy claro”, expuso Suárez, quien recordó que el primer tanto que marcó fue un gran pase de su compañero Edinson Cavani.

Fue una asistencia que no podía desperdiciar”, agregó.

Sobre el segundo tanto que consiguió, Suárez afirmó que “había que cerrar los ojos y pegarle con tres millones de ganas”, en alusión a la pequeña población de Uruguay.