CIUDAD DE MÉXICO, 19 de junio.- Sobre una de las calles de la Ciudad de México de pronto comienzan a desfilar personas con playeras de color naranja. Son las once de la mañana, y en Brasil juega Holanda, ése es el motivo.

Unos  cientos de los tres mil holandeses que viven en el Distrito Federal decidieron abarrotar un bar de la ciudad y convertirlo en una sucursal más de la selección naranja.

“Nuestra selección usa el color naranja fuerte porque así se recuerda a la realeza, se lastima la vista de los rivales y los intimidamos”, dice uno de los aficionados del equipo Orange.

En el bar no se olvidan de las características que distingue al equipo de Robben y Van Persie. Una bandera con los nombres de Beatrix, reina de los Países Bajos hasta el año pasado, y Williem Alexander, el actual rey del pequeño país europeo, adorna uno de los rincones del sitio, entre las mesas un par de holandeses ofrecen sus tradicionales waffles y todo el que ingresa al lugar tienen algún distintivo de color naranja.

“¿Cómo sé quiénes son los que apoyan a Holanda?”, preguntó una mesera. “Es bastante obvio, son todos los que traen la playera naranja”, respondió un aficionado.

El primer gol de Arjen Robben provocó el grito “¡Hup, Holanda! ¡Hup, Holanda!”, que en español significa ¡Vamos, Holanda!, pero el gol de Australia causó el silencio. En el medio tiempo, los presentes aprovecharon para salir a fumar y otros se quedaron coreando el “¡Orange! ¡Orange!”.

“No se impresionen, tenemos a Superman Van Persie”, comentó un holandés cuando el delantero del Manchester United metió el empate a dos tantos. Dicen que Robben es su líder, pero Robin van Persie es el ídolo. Al igual que en el estadio de Brasil, los holandeses del bar aplaudieron cuando salió de cambio al minuto 87.

De Van Gaal, técnico de Holanda, comentan que utiliza la táctica adecuada y otros se acuerdan de Cruyff, “brillante en el campo, pero todos sabemos que es difícil en el trato”.

El equipo de Holanda tiene su pase a octavos de final, pero aspiran a  la victoria en el último juego de grupos.

“Queremos que ellos eviten a Brasil; ni modo, tal vez juguemos contra México.”