MADRID, 18 de junio.- El Maratón de Nueva York, uno de los acontecimientos deportivos más importantes del mundo, fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2014, según hizo público hoy en Oviedo, norte de España, el jurado encargado de su concesión.

El jurado recalcó que desde su nacimiento en 1970, cuando solo participaron 127 corredores, se ha convertido en la prueba popular de referencia que simboliza la mejor convivencia entre el deporte aficionado y el profesional con más de 50 mil participantes en su última edición.

127 corredores participaron en la primera edición del maratón

“Esta máxima expresión de deporte, colaboración ciudadana y espíritu solidario se plasma cada año el primer domingo de noviembre en una tradición de gran repercusión mediática, en la que toda la ciudad se contagia del entusiasmo colectivo por recorrer los míticos 42 kilómetros y 195 metros”, dijo.

La candidatura fue propuesta por Bernardo Hernández González, miembro del Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2014.

El Maratón de Nueva York, la carrera más popular de las que se celebran anualmente en el mundo de este tipo, fue fundado en 1970 por Fred Lebow (1932-1994) y organizado por New York Road Runners, asociación de la que era presidente.

En ese entonces, el recorrido consistía en dar varias vueltas al Park Drive de Central Park, en la isla de Manhattan, pero seis años después, Lebow decidió rediseñar la trayectoria de la carrera para que discurriera por los cinco distritos de la ciudad, desde Staten Island a Manhattan, pasando por Brooklyn, Queens y el Bronx.

Logró elevar la participación a dos mil 90 atletas, entre ellos el bicampeón olímpico de Maratón Frank Shorter, y captar la atención de los medios de comunicación y de los vecinos, que se concentraron a lo largo de todo el recorrido para animar a los corredores.

Desde entonces, el Maratón neoyorquino –integrado en el World Marathon Major con los de Boston, Chicago, Tokio, Berlín y Londres– ha crecido incesantemente, convirtiéndose en un evento atlético de repercusión internacional en el que actualmente más de 50 mil participantes, entre profesionales y aficionados, cruzan la línea de meta.

El crecimiento del Maratón de Nueva York ha propiciado que, actualmente, la participación popular se logre a través de un sistema de sorteo entre los que se inscriben.

Además, la celebración de la carrera está acompañada de una semana de actos y exposiciones destinadas a corredores, acompañantes y familiares.

9 mil voluntarios

Para ello, la organización moviliza a más de nueve mil voluntarios que trabajan durante las actividades previas al Maratón y el mismo día de la prueba, situándose a lo largo de un recorrido que concentra a más de dos millones de espectadores.

La única cancelación en la historia del Maratón de Nueva York se produjo en 2012, a causa del huracán Sandy, aunque miles de personas se concentraron para correr en Central Park, reforzando así el simbolismo de esta prueba.

La próxima edición, que en 2013 ganaron los keniatas Geoffrey Mutai y Priscah Jeptoo, tendrá lugar el 2 de noviembre de este año.

Los Premios Príncipe de Asturias están destinados, según los Estatutos de la Fundación, a galardonar “la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupos de personas o de instituciones en el ámbito internacional”.

Conforme a estos principios, el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes se concede a quien “además de la ejemplaridad de su trayectoria, haya contribuido con su esfuerzo, de manera extraordinaria, al perfeccionamiento, cultivo, promoción o difusión del deporte”.

En esta edición concurrían un total de 22 candidaturas procedentes de Andorra, Eslovenia, Bélgica, Egipto, Estados Unidos, Filipinas, Japón, Líbano, Noruega, Portugal, Reino Unido, Ucrania y España.

ald