CUIABÁ, Brasil, 17 de junio.- La selección de Rusia apenas rescató el empate 1-1 a pesar del constante ataque y acecho que tuvo sobre Corea del Sur, en su debut dentro del Grupo H de la Copa del Mundo Brasil 2014.

Lee Keun Ho adelantó a los ‘Tigres de Asia’ al minuto 68 tras un grave error del portero Igor Akinfeev, pero al 74’, Aleksandr Kerzhakov consiguió la igualada.

Rusia se topó con un muro defensivo en el primer tiempo y eso, junto con las buenas actuaciones del arquero surcoreano, le impidió abrir tempranamente el marcador, por lo que el juego se fue trabando.

Fue en la segunda parte, en un contragolpe coreano, cuando el arquero Igor Akinfeev tuvo un grave error tras un disparo de media distancia de Lee Keun Ho, cuando dejó escapar el balón que parecía controlado y nada pudo hacer para evitar que se anidara en la portería.

Sin embargo, poco le duró el gusto a los asiáticos, quienes pagaron caro su poca ambición para ir al ataque, ya que seis minutos más tarde no pudieron despejar un balón en el área chica y Kerzhakov aprovechó para meterlo y empatar el juego.

Rusia posiblemente mereció más. Tuvieron poca suerte para encontrar el gol, y aunque la selección del italiano Fabio Capello demostró que tiene las expectativas más altas, todavía hay detalles por mejorar si aspiran a llegar lejos en el Mundial.

Con este resultado, Bélgica es líder con tres puntos tras la primera jornada del sector, Rusia y Corea del Sur son segundos con un punto, y Argelia es último sin unidades todavía.

fdr