FORTALEZA, 17 de junio.- Por tierra, mar y aire, miles de mexicanos tomaron desde este lunes la ciudad brasileña donde se medirá el seleccionado nacional ante los cariocas.

La llegada de miles de mexicanos a Fortaleza comenzó este lunes, cuando atracó en el puerto el crucero MSC Divina con tres mil 600 mexicanos.

La "invasión azteca" también comenzó ayer por aire, cuando llegó el primero de 16 vuelos chárter operados por Aeroméxico, en el que se trasladarán tres mil 200 fanáticos, mientras que el resto llegará a través de otros vuelos o mediante autobús, según O Globo.

3,600 llegaron en crucero, 3,200 en vuelos chárter de Aeroméxico y el resto en otros vuelos y vía terrestre.

Para trasladar a los fanáticos mexicanos desde el crucero, fueron rentados un total de 140 autobuses.

Quienes deciden utilizar otro medio de transporte, como los taxis, lo hacen en medio de un dispositivo de seguridad fuerte, según el medio brasileño, debido a que en otras circunstancias, ningún taxista se atrevería a visitar esa zona de Fortaleza, por el alto índice de delincuencia.

LEE: La otra cara de Brasil: Fortaleza la peligrosa.

La zona portuaria fue tomada por la Policía Federal y el Ejército, debido a que es una zona que se encuentra aún en obras. 

Dan serenata al Tricolor

Este lunes por la noche, cientos de mexicanos dieron una serenata al Tri a la puerta de su hotel de concentración en Fortaleza, cantaron Cielito Lindo, Sigo siendo el Rey y otros temas en la víspera del partido contra Brasil.

Los mexicanos se concentraron pasadas las 22:00 horas (local) y permanecieron en gran número cerca de una hora a las puertas del hotel Luzeiros, con lo que llegaron a bloquear en algunos momentos el tráfico de vehículos por la céntrica avenida Beira-Mar, frente a la playa de Meireles.

Algunas personas, supuestamente jugadores, se asomaron a saludar desde las ventanas de los pisos superiores del hotel, ante los cánticos de los aficionados, que incluso se hicieron con un potente altavoz para acompañar sus canciones.

Los fanáticos mexicanos, casi todos vestidos con la camiseta de la selección y algunos con sombreros charros, también gritaron "sí se puede", prometieron que mañana "Neymar va a rodar y llorar" y que, "como en las olimpiadas" de Londres 2012 ganarán a Brasil.

También entonaron en numerosas ocasiones el nombre del delantero Oribe Peralta, autor del único gol del partido del debut mundialista de México contra Camerún (1-0).

A cerca de las 23:00 horas (local), dos hombres de la delegación mexicana pidieron a los fanáticos que se llevaran el altavoz, para no molestar el descanso de los jugadores, aunque decenas de aficionados permanecieron en el lugar cantando y bebiendo.

Esta es la segunda noche seguida que los aficionados mexicanos se concentran a las puertas del hotel de Fortaleza para apoyar a su equipo.

rja