PORTO ALEGRE, 16 de junio.- Francia se benefició del primer gol que un árbitro concede en una Copa del Mundo ayudado por la nueva tecnología de detección automática de goles (GoalControl), en su victoria frente a Honduras.

El sistema, que ya fue probado el año pasado en la Copa Confederaciones,  transmitió una señal casi inmediata confirmando el gol al silbante brasileño  Sandro Ricci, quien lo dio por bueno en el marcador.

Era el minuto 48 cuando el delantero francés Karim Benzema remató un balón que pegó en el poste y posteriormente rebotó en el portero hondureño Noel Valladares. El catracho intentó sacar la pelota, pero ésta ya había traspasado la línea, según el  gráfico mostrado por televisión instantes después.

La polémica surgió porque en las pantallas del estadio se vio primero la acción inmediata después de que el balón impactara en el palo, lo cual ocasionó algunas dudas entre los asistentes.

En la primera decisión de la máquina no fue gol, en la segunda marcó que sí. No sé con cuál quedarme, ¿cuál es la verdadera?”, cuestionó el seleccionador de Honduras, Luis Suárez.

Benzema dudó en celebrar durante unos segundos, pero el árbitro Ricci levantó inmediatamente el brazo indicando que el tanto tenía efecto en el marcador luego de recibir en su reloj la señal del Detector Automático de Goles (GoalControl).

Un total de 14 cámaras situadas en la parte alta de los estadios en Brasil (siete orientadas hacia cada portería) controlan si la pelota traspasa o no la línea de meta y comunican al reloj del árbitro en menos de un segundo si fue o no gol.

Las cámaras y el software triangulan la posición de la pelota y determinan si está dentro de la portería o no. Cuando el esférico entra, el silbante y sus tres asistentes reciben una señal visual y por vibración en su reloj, que luego da lugar a una proyección en las pantallas de su trayectoria en 3D.

El técnico francés Didier Deschamps dijo comprender el enfado de su colega Luis Suárez por la confusión inicial, aunque destacó que la tecnología “es algo muy bueno”.

El gol es válido, el árbitro recibió correctamente la señal, aunque el problema fue que en la pantalla (del estadio) no se mostró primero la acción correcta”, precisó.

El dispositivo fue probado en varias situaciones y sobre todo en condiciones reales en los Mundiales de Clubes de 2012 y 2013, así como en la Copa Confederaciones del pasado año en Brasil, aunque hasta ayer se puso a prueba en una jugada dudosa.

La FIFA recurrió al uso de la tecnología con el fin de evitar situaciones polémicas como el famoso ‘gol fantasma’ del inglés Geoffrey Hurst  en la final del Mundial de Inglaterra 1966, que facilitó el triunfo de los anfitriones sobre la selección de Alemania Federal.