CIUDAD DE MÉXICO, 15 de junio.- Louis Van Gaal, entrenador de la selección holandesa, permitió que sus futbolistas recibieran la visita de sus esposas, novias y familia, antes de que la Naranja Mecánica apabullara a España por 5-1.

Al parecer esta convivencia previa dio resultado.

El técnico holandés reveló después que “mi principio es ver toda la figura. A la persona completa, al jugador, pues su cerebro y su mente juegan aparte y su mente está influenciada por el ambiente que lo rodea. Por eso el jueves y elviernes les di permiso a sus esposas para que visiten el hotel y los jugadores puedan estar felices”, aunque recalcó que eso “no significa que ésa haya sido la razón de la victoria holandesa”.

Van Gaal dijo que sus jugadores no podían creer la victoria que habían conseguido, pero expuso que la experiencia de su equipo ayudará para que no se pierdan en la euforia.

El éxito histórico frente al equipo que los había victimado en la final del Mundial de Sudáfrica 2010 consagró la renuncia  del legendario estratega al 4-3-3 tan querido por los aficionados de Holanda.

“El dibujo que aplicamos en las clasificaciones era la escuela holandesa, pero la doctrina holandesa es más que el 4-3-3: es presionar, ser compactos, mantener las posiciones. Sabíamos que España quiere dominar, pero la situación será diferente frente a Australia que juega a la defensiva”, subrayó. Criticado por la prensa holandesa en los últimos tres partidos amistosos antes del Mundial, Van Gaal ahora puede responder.

“Los periodistas quieren que juguemos más rápido, pero no podemos: tenemos un juego compacto, los jugadores presionan y cuando cambiamos de ritmo y damos velocidad, todo puede pasar”, comentó el futuro entrenador del Manchester United (una vez terminado el Mundial).

El plan de Van Gaal (5-2-3) fue ejecutado a la perfección. Defender con ocho (el guardameta, cinco defensas y dos centrocampistas recuperadores) y practicar un juego directo hacia Wesley Sneijder, Robin van Persie y Arjen Robben.

Asimismo, el viernes los delanteros del Manchester y del Bayern estuvieron magistrales marcando cada uno un doblete.

Ambos contribuyeron en gran medida al éxito holandés ante los campeones del mundo. Holanda logró marcar cinco goles por tercera vez en una Copa del Mundo, tras su victoria 5-1 frente a Austria en 1978 y 5-0 frente a Corea del Sur en 1998.

“Sabía que con esta táctica y jugadores como Wesley, Robin y Arjen delante, los goles podrían llegar. Pero tantos, no me lo esperaba”, declaró Van Gaal, que también destacó la actuación defensiva de su equipo.

“Sólo dejamos una ocasión a los españoles en el primer tiempo, y tuvieron un penal, que no sé si fue justo. En los últimos tres partidos amistosos demostramos que era difícil jugar contra nosotros”, finalizó.